No se dice otaku. Pop nipón noise y más con Bis Kaidan | Freim