Peleas de perros: Brutalidad invisible

Tendencias
peleas de perros

author:

Peleas de perros: Brutalidad invisible

La sociedad es aquello que define al ser humano, no sabemos si un contexto distinto hubiera hecho que Hitler cambiara su forma de pensar, o Lennon no hubiera descrito el cómo vio la vida. Mucho se dice sobre la manera de formar a la gente y como el contexto te llega a cambiar de una forma crucial.
Con esa misma fragilidad del pensamiento, un psicópata puede volverse un prodigio en la música o las artes. La forma en la que la sociedad trata a los sujetos, puede llegar a hacer personas con un nulo respeto ante la sociedad, ante las figuras de autoridad, las reglas o uno de los más importantes, la del respeto a la vida.

Dentro de este último rubro nos encontramos con casos inauditos en donde es increíble el pensar que las personas puedan cometer actos así a otros seres vivos, sobre todo en las grandes urbes, en donde pareciera que vas errante por las calles sin un rostro en donde el respeto se va perdiendo a raíz de la psicosis colectiva, algo muy propio de éstas.

Es por eso que en Freim nos pusimos a investigar un poco sobre lo qué motiva a un acto tan asquerosos como pueden ser las peleas de perros, mismas que podrían ponernos en contexto las motivaciones más allá de lo económico para realizar y participar en dichas peleas, todo con la desaprobación total de esto, bien dicen que para poder opinar de cierto tema debemos estar informado y por más correcta que pueda ser una opinión, el poder expresarse de la forma más consciente, informada y contundente es mejor que hacerlo con intensidad, coraje e insultos, que sinceramente es muy efímero.

Nota del autor: No somos especialistas, hemos investigado sobre el tema, alguna aportación es bien recibida para complementar esto.
Este texto obedece a un simple y burda opinión informada, así que, aunque sabemos que nuestros lectores son de un amplio criterio y una mentalidad abierta, el objetivo es el de entretener y concientizar, simplemente.

Para poder iniciar es necesario decir que aunque no tenga que ver mucho con las peleas de perros, siempre hemos sido injustos y violentos con ellos, una prueba es la condición callejera de los que habitan a lo largo de la república, existen en gran cantidad y van malviviendo por las calles, aunque muchas personas se han encargado de crear espacios de recreación para que estos animales puedan subsistir, está de más el mencionar lo malo que resulta esto, porque de alguna manera estás fomentando que los dueños irresponsables puedan dejar en abandono a estos pobres animales los cuales obedecen a su ciclo de vida y se reproducen dejando a más perritos indefensos en las duras y frías calles, ahora el punto que quiero dar a entender, no tiene que ver con el sacrificio de los pobres, que son los que menos tienen la culpa, sino de que exista un control sobre la reproducción y cuidado, porque el que existan perros en la calle solo habla de nuestro mal manejo como dueños, además de una mala participación como ciudadanos, no quiero tocar ningún tema político ni nada, pero vamos por la vida culpando a las administraciones y lamentándonos y desaprobando que existan controles caninos y perreras, pero somos bastante irresponsables para cuidar a nuestras mascotas, sin mencionar lo doble moralista e hipócrita que se ve la sociedad despreciado a la fiesta taurina o la caza pero volteamos a nuestro simple contexto habitual y entonces nos encontramos con estos serios problemas.

Según informes de INEGI, en México existen 18 millones de caninos, de esta cantidad, solo el 30% de ellos cuentan con un dueño, dejando a una contundente mayoría de animales en situación de calle, se ha mostrado que muchos son los factores, irresponsabilidad, criaderos de traspatio, etc.

 

Peleas de Perros

El Inicio:

Las peleas de perros tienen dos modalidades, las primeras son las peleas callejeras, las cuales se realizan entre personas sin experiencia y con un fin de lucro por artículos menores, desde un cartón de cervezas, hasta una bicicleta o cien pesos, de igual manera se ha detectado que se han llegado a realizar por ocio.
La segunda modalidad es el de las peleas clandestinas, digamos que es un nivel más “profesional” y está involucrado el crimen organizado, en esta modalidad se apuestan grandes cantidades de dinero así como armas, drogas y están involucrados cosas como la prostitución y en algunos casos, la pornografía infantil.
A pesar de que el maltrato animal está tipificado como un delito, se sabe que en México se realizan una gran cantidad de eventos durante el año, ya que en concreto, las peleas de perros no están tipificadas como un delito, aunque el maltrato animal lo sea, estamos ante una extraña grieta del sistema de algo que es ilegal, pero no es ilegal organizarla, pero es ilegal llevarla a cabo si existe maltrato.

Uno de los eventos principales se da en fechas de la Feria de San Marcos en el estado de Aguascalientes, en donde se realizan “La Convención Internacional de Peleas de Perros” éste es promovida a través de carteles con códigos que señalan los peleadores que participarán y el lugar del mundo del que provienen.
Se aprovecha la gran movilidad de personas que genera dicha feria y es cuando estos grupos realizan los eventos, en vista de la distracción que tienen las autoridades, según lo comentado por La Presidenta de Amigos Pro Animal, Ana Zavala, señaló que durante un año han logrado a rescatar a un número significativo de perros, a pesar de esto, una gran mayoría no tiene un futuro favorable, se sabe que cuando un perro pierde una pelea, es torturado hasta morir o abandonado en las calles. De los perros que han rescatado, algunos son enviados con familias que los adoptan y otros más sacrificados, debido a las fuertes lesiones.

¿Por qué?

Hay muchos factores que determinan el porque se maltratan a los animales, más allá de un bien económico, ya que estamos frente a una actividad que pasa a segundo plano lo monetario, cualquier persona que quiera dinero fácil se metería en otro tipo de actividades, pero las peleas de perros implican el ejercicio de crueldad, sin demeritar otros actos crueles ante seres vivos.

Un psquíatra forense de nombre Alan Felthous, realizó un estudio con presos de cárceles estadounidenses y llegó a la conclusión de que la mayoría de estos habían iniciado con el maltrato animal, así que puede afirmarse que el maltrato a los animales es el primer “portal” hacia la construcción de un trastorno de personalidad antisocial, otros estudios realizados en 2002 nos arrojaron que dicho trastorno es notable entre niños de cierta edad, aunque los casos de mayor peligro ocurren antes de los 10 años, por lo que una intervención bien canalizada será siempre lo mejor.

En conclusión:

Es importante ser consciente del maltrato directo o indirecto que ejercemos en los animales, sobre todo en nuestros mejores amigos, ya que aunque parece que vivimos en la época del “Pet friendly” es cierto que las estadísticas no nos dicen lo mismo.

Aunque lo más importante aquí, no es sólo preocuparnos con estos actos crueles en contra de los perros, hay que ser conscientes de que en todos los seres vivos debe de existir un respeto y un equilibrio, preocuparse más por un animal que por un ser humano o viceversa, no ayuda a fomentar lo que realmente se debería buscar y eso es el respeto total a la vida, mientras eso no exista, será muy difícil ver un avance real de la sociedad que se enfrenta a problemáticas sociales que determinan el rumbo del mundo, nadie el libre hasta que todos seamos libres.