Propuestas Freim: luz y nostalgia en Affect de Moly Wave

Música 05/02/2019

Propuestas Freim: luz y nostalgia en Affect de Moly Wave

Nos gusta hablar de propuestas frescas en la escena (claro, si es que “la escena” realmente existe, no nos vamos a poner filosóficos ni nada por el estilo), pero no hay nada que nos fascine más que poder contemplar la madurez gradual de estos proyectos.

Moly Wave no es ningún extraño para nosotros, al contrario. Desde que surgió su EP Trade-Off por ahí del 2017, no ha parado. Comenzó como cualquier banda local, en eventos pequeños, cosechando fans y pasándola bien, por qué de eso va la música, ¿no?

De ahí, Cristian Da Benson comenzó a mover meticulosamente los hilos que le daban vida a Moly Wave para dar el gran salto. Es así como este 2018 formó parte de las House Of Vans Sessions, y aunque no lograra colarse al House Of Vans con su Noise bajo el brazo, si se ganó el respeto, amor y la apreciación de su trabajo por un público más amplio.

Con dos álbumes respaldando su proyecto y habiendo tocado en el mismo escenario con figuras como LNG/SHT, además de figurar en montones de playlist, Da Benson decidió hacer una pausa a su trabajo para concentrarse en terminar lo que venía trabajando desde inicios de año, lo que sería  su tercera entrega, Affect.

Affect no es otro álbum de glitch iridiscente, pero experimentar está bien

Dicho material se estrenó este 4 de febrero, y vamos a analizarlo fragmento por fragmento para ustedes.

Desde el cover podemos ver que no se trata de otro compilado lleno de glitch como a los que Moly Wave nos tenía acostumbrados. El diseño es sobrio, concreto y exquisito. Una ilustración femenina en el suelo, con la mirada perdida hacia el espectador, una mirada que no transmite más que melancolía.

“Somehow We Gotta Find Away” es el track que da inicio a esta travesía. Los riffs definidos llaman la atención y las vocales masculinas se mezclan a la perfección con todos los arreglos musicales. No hay sintetizadores insolentes como en “Noise”, tema de su entrega homónima y de la que siendo la anterior inmediata a Affect, podríamos haber esperado algo similar.

“Twice” y “Why Wait?” son temas que nos sirven para confirmar lo que ya veníamos intuyendo, “no más chillwave”. La experimentación llevó a Moly Wave a arriesgarse y en lo personal, no me parece que exista algo más hermoso que eso. El arriesgarse a jugar con otros ritmos, otros géneros, y poder encontrar un balance con su esencia personal, eso es redefinirse y Moly Wave lo ha hecho bastante bien en este material.

En “Away” podemos saborear las influencias de Da Benson, y como el álbum comienza a tomar mucha más fuerza. De DIIV, Motorama, Foals, Human y me atrevería a decir que hasta de The Black Keys, de eso va la cosa en Affect.

Siempre encontramos un sexy track en un álbum y ese sin duda es “Waiting For”, los riffs iniciales son seductores, las guitarras se homogeneizan y la batería cobra vida propia. El bajo es limpio y contundente. Realmente uno puede sentirlo.

Si, hay distorsiones pero hasta ahí. Entonces uno puede entender el fin de Moly Wave con Affect, quería demostrar que la versatilidad hace acto de presencia en su música, que no solo es chillwave, sintetizadores cósmicos y atmósfera vaporwave. Con Affect, Moly Wave nos reta a que lo tomemos con seriedad.

Después del interludio “Back”, el álbum toma un giro un poco más ligero y tranquilo, pero no por eso menos poderoso. “Rogue” lo mantiene así para dar paso a “Six Six 66′”, tema con escasas vocales y en el que la batería tiene momentos espectaculares.

Rumbo al final nos encontramos con “Stuff” y “Overdose”, el último brilla por ser el cierre de Affect, pero también por sus notas rítmicas y casi fluorescentes.

No hay mejor camino para la madurez musical que la experimentación, y por lo que Moly Wave ha logrado en Affect, parece que lo ha entendido claramente.