#PropuestasFreim: el synth-rock inquietante de Vicissitudes

Música 14/03/2019

#PropuestasFreim: el synth-rock inquietante de Vicissitudes

La música está en constante evolución y las propuestas nuevas permanecen a la orden del día. Algunos buscan resaltar sus influencias pero otros buscan darle un giro y llevarlo al siguiente nivel con su toque personal, y es que así debería ser siempre que alguien se aventura a entrarle al arte. Así surge Vicissitudes.

Este proyecto surge de la mente de Óscar Andrade, un joven oriundo del Estado de México, que si bien había formado parte de otras bandas, siempre supo que era lo que en realidad quería hacer, y la manera en la que lo haría.

Lo vimos anteriormente como baterista en Eris Van Bloom, una de las propuestas de dream pop que estaban haciéndose de un lugarcito en aquello que llaman “la escena”, sin embargo aunque era buena, no logró trascender.

Vicisitudes ha formado gran parte de la vida de Óscar, si no es que realmente es una representación entera de la misma.

Era 2015 cuando todo comenzó, nos encontrábamos con un Óscar Andrade adolescente, que iba en la prepa. Ya había tenido sus primeros acercamientos a la música, pero en pleno boom de Ableton, se enamoró de todo lo que era capaz de hacer con solo una computadora.

Entonces sucedió, se obsesiono con eso y comenzaba a tirar beats deep house y al estilo Blank Banshee.

“En realidad quería combinar todos esos sonidos electrónicos con algo más tradicional, fue entonces que decidí hacer música con guitarras y voces más pop, no apegándome a ningún género en específico, solo experimentando con cualquier ritmo que me pareciera interesante, pienso que todo género tiene algo interesante que contar, incluso culturalmente, fue así que comencé a componer algo que terminaría saliendo 3 años después, gracias a mi constante inconformidad con el resultado”.

Por que sí, posiblemente crear música no es nada fácil pero si algo caracteriza a Vicissitudes, además de su sonido oscuro e inquietante, es su perfeccionismo paralizante, algo de lo que es bien consiente y que posteriormente pasaría a darle nombre a su álbum, como si de mera catarsis se tratara.

Óscar Andrade es una persona emocional, y de eso va su música. Puede que detrás de esa careta de muchachito indie, con corte de hongo, y ropas minimalistas, que se la pasa bailando en todo momento, se oculte un ser triste, melancólico… humano.

Su principal inspiración la encuentra en la soledad y en la introspección.

¡Síguenos en Facebook y gana boletos para conciertos y festivales!

“Tuve que meterle mucha exageración a lo que quería sacar, en ese entonces me inspiraba mucho el poder conectar con personas gracias a la música, también me inspiraba el plasmar un momento de mi vida en un sonido y después poder recordar todo escuchándolo otra vez, creo que ahora no busco hacer música de la misma manera, y con suerte espero hacer música más feliz”.

Y es así que, en un mundo que vulnera la estabilidad emocional, que cualquier cosa, persona o situación puede corrompernos, Óscar Andrade se deshace de todo impedimento para hablar con las personas, por que incluso cuando nadie quiere escuchar consejos, la música hace lo suyo.

Para cuando Paralyzing Perfeccionism salió a la luz, Óscar estaba enfrentando una lucha contra la ansiedad, la medicación, la desesperanza.

Estaba buscando salir de todo aquello y seguir un camino menos sombrío, por no llamarlo “feliz”.

Eso es lo fascinante: no todos somos felices o tristes completamente. Todos tenemos un lado b. Todos tenemos un poco de oscuridad en nuestras almas.

Vicissitudes nos da la impresión de que Thieves Like Us y Toro y Moi tuvieron un bebé que heredó lo mejor de ambos

Fue él mismo quien produjo su material, instrumento por instrumento, pieza por pieza.

“La mejor parte es cuando estás en medio de esa canción incompleta, escuchándola y puedes meterle una imagen de alguna vivencia que hayas tenido, es cuando hace click todo y comienzas a agregar cosas naturalmente, hay veces que la idea general de la canción queda en menos de 1 hora, lo difícil es la mezcla y las voces”.

De Thieves Like Us, por Toro y Moi, Washed Out y hasta Motorama. Esas son las bandas que nos vienen a la cabeza cuando escuchamos la música de Vicissitudes, misma que resulta una mezcla interesante pero exquisita. Un sonido vibrante y que realmente marca la diferencia entre las bandas mexicanas.

“Describiría mi música como una mezcla constante de gustos nuevos y viejos, ahora estoy volviendo a experimentar con el trap y distorsiones, pero para ser más específicos el Paralizying Perfectionism tiene desde synth-pop hasta post-punk, suena a dance y pop, muchos bajéos funky y voces dreampop, cosas que no estoy buscando ahora”.

Óscar afirma que algo que le “bajonea” es el hecho de que un artista puede hacer algo pero al final no saber hacía quien va dirigido realmente o si no está pasando desapercibido.

En cierta parte el es un alma vieja, pero vivimos en tiempos en los que las redes sociales son fundamentales para “existir”, lo que suele hacer un poco difícil la tarea de publicitar su música con solo tocarla ante un público, pero de igual manera no pierde la esperanza y de poco en poco, se va adaptando.

“La influencia en redes lo es todo, creo que no hay método de difusión más bello que las redes sociales, las personas pasan más de 6 horas viendo las pantallas de su celular y permanecen conectados las 24 horas, ahora todos tienen un canal donde pueden comunicarse, el problema ahora es, ¿a quien vamos a escuchar?”

¡Síguenos en Facebook y gana boletos para conciertos y festivales!