Reseña: The Avalanches – Wildflower

Música 13/07/2016

author:

Reseña: The Avalanches – Wildflower

Existe algo demasiado especial en algo como la memoria en el ser humano. Como personas, los recuerdos que acumulamos se convierten en parte imporante de la persona que seremos en un futuro y ese pasado construido a partir de todo aquello siempre estará presente para no dejar olvidarnos de quiénes somos. Suena complejo, pero es algo tan sencillo como el simple hecho de voltear a ver hacia atrás. La virtud principal de la memoria es, quizá, la oportunidad de poder reconstruir un momento en su totalidad con la mente que se sienta auténticamente real, vivo de nuevo. Somos una montaña de esos momentos. O como lo dijo alguna vez Borges: “Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos”. La realidad es que recordar siempre será un ejercicio que se haga con cierta nostalgia y con una emoción particular.

En pleno 2016 recordar un disco como Since I Left You de los Avalanches es similar a todo aquello que se dijo arriba. Aquel, mítico como pocos, no solo se puede apreciar a la distancia por su técnica tan precisa de poner a interactuar a más de siete mil sampleos en un solo disco que no para hasta el final o por ser la antesala a todos los puntos detallados en RIP: A Remix Manifesto, también se puede abrazar por todo aquello que provoca al escucharlo. Como un ente completo, el disco era -es y será- un collage imaginario de la talla de aquellos de Agnes Montgomery en donde la mente del escucha se pierde por completo. Un lugar como el Neverland de la fantasía para eternos adolescentes y uno de esos discos que siempre regresan para tomarnos de la mano una vez más.

La carrera de sus creadores no fue tan brillante a pesar de todo. Después de ello desaparecieron por dieciseis años, se separaron y dos de sus integrantes originales se quedaron para darle vida a un nuevo disco que no solo reconstruye una historia que parecía perdida, sino que también por su cuenta crea un universo enteramente diferente al de su antecesor. Wildflower se siente como si hubiera tardado toda una vida para ser creado y esa es la única cosa similar con Since I Left You: la capacidad de ambos por escucharse como todo aquello que se ha escuchado antes acomodado de una manera distinta a todo lo que se haya escuchado antes. Inevitablemente es un disco de los Avalanches e inevitablemente también es un poderoso generador de recuerdos.

Sin embargo Wildflower crea esa memoria. A diferencia de su antecesor en donde todos los sonidos ya eran existentes y la historia se cortaba a través de trozos complementarios, aquí el grupo crea una completamente propia en donde esos sampleos auxilian en lugar de dar vida. No importa si es una frase memorable de Streetwise, un trozo de los sueños de Dion McGregor, la melodía más adictiva de Wilmouth Houdini, una de las historias de Jerry Lewis, remembranzas de los Beatles, la inolvidable Sound Of Music o un intento de revivir a la leyenda de Chandra. No importa porque todo aquello ayuda perfecto a construir una historia que es difícil de olvidar desde la primera vez que se escucha por completo.

Si se pone un poco de entusiamo y atención, Wildflower podría ser una historia que está llena de momentos que pudieron -o no- haber sucedido y que a pesar de ello están en la memoria. Es un recuerdo de algo recién creado, una memoria de la nada que por su manufactura se puede recordar de extraña manera. Desde The Leaves Were Falling y Because I’m Me se puede notar: una poderosa introducción a algo que inevitablente será inolvidable y que termina una noche de sábado -como las mejores películas de John Hughes– por la noche que siempre permanecerá intacta en Saturday Night Inside Out. Es un recorrido largo (21 canciones), pero cada momento que lo conforma es digno de ser vivido en la imaginación de quien lo escucha.

Por momentos es una poderosa historia de amor como en If I Was A Folkstar con Toro y Moi o Colours con Jonathan Donahue, por otros es una fiesta como en Subways y The Wizard Of Iz, una tarde interminable con la persona ideal en Harmony, Livin’ Underwater (Is Something Wild) que saluda con el índice a Surf’s Up de los Beach Boys con brío y Kaleidoscopic Lovers. En otras ocasiones es más bien un día de inconsciencia como en la alucinante Frankie Sinatra y The Noisey Eater que parecen sacados del rincón más infantil de Ariel Pink y de la lengua más hábil de Biz Markie y todo el clan de raperos de hace veinte años para después convertirse en el mejor día de nuestras vidas en canciones como la bellísima Stepkids y la conmovedora Sunshine. El disco es uno de esos recuerdos que no se olvidan y que se cuentan con el mismo entusiasmo y corazón de las mejores historias de How I Met Your Mother.

La música de los Avalanches va mucho más allá de erudiciones técnicas de cualquier estudioso de la música electrónica. Lo dicen ellos mismos, lo que mejor saben hacer es crear el soundtrack perfecto para enmarcar momentos inolvidables. En Wildflower le dieron vida a una historia que todos recordamos de distinta manera pero que es universal. No se trata de un recordatorio de que nunca volveremos a ser niños de nuevo, sino más bien es un manifiesto que nos hace tener claro que todo aquello detrás de nosotros es tan valioso como lo que somos en la actualidad. Ser adulto no es tan malo, Wildflower es el universo perfecto para recordárnoslo una y otra vez.

 

 

 

 

¡Síguenos en Facebook y gana boletos para conciertos y festivales!