Tiro de 3 bandas: adidas EQT y la evolución del dinamismo cool | Freim