“AM” la noche en que los Arctic Monkeys evolucionaron…

arctic-monkeys-am

Por: J. Ismael Canales

 

¿Qué edad tenían en el 2006? Quizá la mayoría al igual que un servidor rondábamos los 15 – 18 años, éramos descarados, desenfadados, locos y ese salvajismo en la sangre se reflejaba con la música que escuchábamos, guitarrazos rápidos, baterías emocionantes y líneas de bajo explosivas eran el sonido de nuestra pre adultez, un sonido que los Arctic Monkeys ilustraron a la perfección con su álbum debut.

Fuimos creciendo, la sangre dejó de hervir y perdió terreno ante la razón, poco a poco fuimos perdiendo la impulsividad, sin embargo nuestra “Favorite Worst Nightmare” conservaba aun esa explosión, pero de una manera más racional.

Seguimos en un constante cambio y llegó el momento decisivo, teníamos que elegir qué hacer el resto de nuestros días, era momento de encontrar nuestro camino, nuestro sonido. Quizá cometimos algún error o generamos confusión entre las personas cercanas a nosotros, pero debíamos, era el inicio de nuestro camino, nuestro “Humbug”.

Ya no había guitarras rápidas, ya no éramos descarados, cambiamos de gustos musicales y dejamos de comprar los mismos discos, tuvimos un dejo de nostalgia y volvimos a escuchar ese rock clásico, intentamos emularlo, lo vivimos de nuevo, todo de la mano de los Monos Árticos quienes desde el 2006 han crecido a nuestra par.

Lee también:  Esta parodia del video de "Famous" de Kanye West con perritos es lo mejor que verás hoy

Pasaron 7 años y ya tenemos dibujado nuestro camino, trabajamos, estudiamos, nos trazamos metas y sabemos qué hacer el resto de nuestros días y también ellos…

Los Arctic Monkeys han vuelto con “AM” un disco que suena diferente y a la vez conserva la misma esencia, tenemos temas con guitarras fuertes como ‘R U Mine?’ y ‘I Want It All’, han regresado las emotivas baladas, lo podemos notar al escuchar ‘N°1 Party Anthem’ y ‘Mad Sounds’, temas que sin equivocación remitirán a nuestros recuerdos y en el momento adecuado podrían causarnos un nudo en la garganta.

La batería de Matt Helders es una de los protagonistas del álbum, pero no con golpes potentes y remates insanos, en la mayoría del disco las revoluciones son tranquilas y la batería aporta un gran y variado ritmo. Los coros se meten en la cabeza de inmediato, son pegajosos como en sus primeras dos producciones, aunque quizá existe un uso excesivo de falsetes de fondo, algo que te puede encantar o llegar a fastidiar.

Lee también:  Mira en un video todas las películas que salieron en 2016

Como su nombre lo dice “AM” es un disco ideal para escuchar en la noche, ya sea manejando solo o en la fiesta, ya que encontramos temas cadenciosos, incluso sexys, ideales para bailar muy cerca con alguien en la oscuridad.

Todos los elementos anteriores se conjuntan de la manera más madura posible, armonías, beats, letras, coros, riffs interesantes y altamente apreciables, una producción impecable donde cada nota parece estar en el lugar y tiempo correcto hacen que esta placa sea un parte-aguas en la historia de los Monos Árticos.

“AM” es un álbum que al inicio será difícil de digerir por los fans más jóvenes, quizá puede llegar a parecer que se cae en algunas partes pero en verdad nunca lo hace, es un álbum que si se escucha de noche genera un efecto completamente diferente… Estamos frente al producto de 7 años de música, el último punto (hasta ahora) del crecimiento musical de los Arctic Monkeys, la creación de un sonido propio, maduro y más estructurado, simplemente, es evolución.

Compártenos tu opinión:

share on: