Nada Volverá a ser Igual: Guadalajara y hardcore-punk