Ceremonias, estafetas y promesas: ¿el festival eslabón de 2017? | Freim