Eclipse de Alemán, ¿el mejor disco de rap mexicano de 2018?

Música 31/05/2018

Eclipse de Alemán, ¿el mejor disco de rap mexicano de 2018?

A unas cuantas horas de haber visto la luz, por fin pudimos escuchar Eclipse, el nuevo trabajo de Alemalandro, la joya de la corona del hip hop de Los Cabos San Lucas, y el que para muchos del equipo Freim es el mejor rapero mexicano actualmente, obviamente bajo el support group de la Homegrown Mafia.

Contrario a lo que muchos raperos locales hacen, Alemán se avienta un largo aliento en su más reciente disco, conformando un tour de force de 21 horas de distintos listos y beats lo suficientemente killers como para cotorrearlos con el porro, el cuerpo o las orejas. Todo esto dividido en tres cds (así está trackeado, aunque sólo ha salido en plataformas digitales); dos de diez canciones cada uno y un tercero con el track final.

Eclipse contiene rolas ya probadas y sueltas con anterioridad (“Tantas veces”, “Millones como tú”, “Kilo culo”, entre otras), y si en su primera parte se guarda la onda clásica y la influencia del rap de los noventa, en su segunda sección la cosa se pone más narco-shit, sórdida y trapera.  

Producción de alto nivel, letras filosas y una actitud poderosa, Eclipse llama la atención en especial por su calidad y la manera en la que Alemán ha crecido estilísticamente, posicionándose como uno de los más poderosos de su generación, con un sonido pulido a la altura de La Banda Bastón o el Eptos Uno.

Los sonidos adictivos y las letras poderosas de Eclipse nos llevan a comenzar a mascullar la idea de que muy probablemente estemos frente al mejor disco de rap mexicano de 2018 y, quízás, un poquito más allá.

Destacan también las colaboraciones con el Yoga Fire, Muelas de Gallo, Kidd Keo, C. Tangana, Fntxy, Yung Sarria, entre otros.

La última parte del nuevo disco de Alemalandro es un solo track homenaje a un compa caído, una canción que guarda un recuerdo solemne y que evidentemente se desprende estilísticamente del resto de los tracks.

Pero no cantemos victoria, prendamos otro moto, demos el jale, volvamos a escuchar Eclipse (día y noche) y decidamos en casita si estamos en lo correcto. Dense en lo que llega la oportunidad de ver en vivo.