Energía a tope y fantasía electrónica, así estuvo el EDC 2019

Festivales de Música 25/02/2019

Energía a tope y fantasía electrónica, así estuvo el EDC 2019

Este fin de semana tuvo lugar uno de los festivales más esperados del año, el EDC México 2019.

Por un fin de semana, el Autódromo Hermanos Rodríguez se convirtió en el hogar de miles de fanaticos del EDM y dispuestos con sus atuendos más extravagantes, se congregaron en el ya entrañable venue para disfrutar de los beats y dejar el alma en cada paso de baile.

Todos estos detalles nos gritaban en la cara lo evidente: la festival season ha comenzando por fin, maldita sea.

¡Síguenos en Facebook y gana boletos para conciertos y festivales!

Después de unos meses de breve descanso, la temporada de festivales regresó con un EDC México 2019 imponente y majestuoso

Día 1, sábado 23 de febrero

Era poco antes de las 5 pm cuando el tráfico indomable de la Ciudad de México nos permitió llegar al Autódromo Hermanos Rodríguez. Entonces fue cuando nos acercamos al Neon Garden y las vibes que The Golden Boy estaba tirando en ese momento, nos recibieron casi con los brazos abiertos.

El sol estaba en su punto más brillante pero la carpa de este escenario protegía a aquellos que se sumergieron en la misma para bailar, al mismo tiempo que le daba ese toque oscuro, mismo que era amenizado con luces fluorescentes, formando la atmósfera ideal para el techno que estaba hipnotizando a cada uno de los presentes.

Justin Martin fue otro que nos robó el corazón con el techno y una ligera fusión con trance. Puede que el exterior de aquella carpa anunciara con gritos que la entrada de la primavera estaba cerca, la luz del sol era casi sofocante, pero la noche era perpetua en el Neon Garden. Algo sin duda impresionante.

A unos pasos de ese escenario, estaba Stereo Bloom. Un stage que era en imágen era irreverente, y musicalmente, variado. Conformado por lo que parecía ser una montaña rusa iridiscente, Omnom tiraba un set similar en esencia a lo que se vivía en el anterior.

Había una cantidad relativamente pequeña de asistentes que se encontraban gozando de aquella demostración, pero el ánimo del DJ oriundo de San Francisco, California, jamás decayó y dió todo como los grandes.

“En Wasteland solo los más fuertes sobreviven”, eso es lo que dicen y ahora somos fieles creyentes.

ETC!ETC!, en compañía de Jay Silva se encontraban reventando el anochecer con trap, dancehall y hasta reggaeton (y del viejito). De los contenedores que conformaban aquél escenario, no podemos quejarnos.

La atmósfera era urbana y super nasty. Se podían respirar las desesperadas ganas de destrozar la pista de entre los asistentes, aquellos mismos que portaban máscaras, como si estuviéramos en el centro de una devastación.

Y es que de eso va Wasteland, un escenario que con una atmósfera apocalíptica, nos invita (casi casi nos obliga) a dejarnos llevar.

JSTJR y Dirtyphonics fueron otros que, en su horario respectivo, nos hicieron enloquecer. Había fuego, humo y pasión por la música. De repente, veías a las parejitas bailando en un mood bastante dirty, otros valientes armando el mosh pit, y es cuando el lema del stage cobra sentido. Aquellos son los más fuertes, los sobrevivientes.

De ahí, Rosa Pistola se encargaba de preparar al público con un set de reggaeton, bastante subido de tono. La noche terminaba de caer y las personas estaban insaciables. A esta hora, el Dos Equis Stage estaba abarrotado, no cabía ni un solo cuerpo más.

La desesperación se apoderó de aquellos que querían estar en un buen lugar para el perreo que se desataría ahí mismo, con la presencia de Uzielito Mix y Pablito Mix. Inclusive hubo alguno que otro desmayado pues los aventones se hicieron presentes.

Y entonces es cuando una duda se hace presente: ¿a la gente realmente le gusta el perreo o se trata de subirse al tren como con otros temas trendy? Será lo que sea, pero a las 9:15, cientos de voces se hicieron una sola, al mismo tiempo que emitían el ya emblemático “mátalos Papi”.

Más allá, en el fondo, se encontraba el majestuoso Kinetic Field. Según el festival, “el más sagrado” y no es difícil deducir el por qué.

De tamaño impresionante, y de una estructura todavía más mind-blowing, nos mostraba a una pareja abrazando al amor, casi salida de un cuento de hadas.

Alan Walker tomaba el control de este escenario, mismo que estaba a reventar. Con un set de casi dos horas, y una electrónica un poco más comercial, los fanáticos estaban cautivados. Cantando, bailando, algunos besándose, otros sentados en el césped contemplando semejante vista. Era impresionante.

Acto seguido, Dimitri Vegas & Like Mike aparecieron. Los hermanos belgas eran uno de los actos más esperados de la primera jornada del festival, sin embargo otro de los shows que también debían presenciarse, tendría lugar en otro escenario. Este fue el motivo por el que una cifra grande de espectadores se retiraba, pero el Kinetic Field jamás se quedó vacío.

El Circuit Grounds parecía pasar desapercibido por la tarde, pero en la noche estaba a su máxima capacidad.

Skrillex hacia su regreso triunfal a México, y aunque puede que su carrera había optado por un bajo perfil estos últimos años, demostró que sigue más vivo que nunca.

Fieles seguidores se dieron cita en aquél escenario para contemplar la grandeza de los beats a cargo de Sonny Moore. Era uno de los imperdibles de la edición.

Pero simultáneamente, en Wasteland sucedía algo histórico. Jessica Audiffred se coronaba como la primera mexicana en hacer el closing de un escenario en el EDC, y lo hizo como la grande que es.

Con un bass potente, sus seguidores estallaban de emoción mientras otros que la desconocían, quedaban fascinados.

Entre que unos afirmaban que aquel set sonaba más a Skrillex que él mismo, y que algunos le llevaban la contra a esa afirmación, algo es cierto: la noche del 23 de febrero, Jessica Audiffred hizo historia.

Día 2, domingo 24 de febrero

El segundo día de la jornada, contrario a lo que se podría pensar, no decreció en cuanto al número de asistencia.

Mariana Bo se adueñó del monstruoso Kinetic Field, logrando congregar a cientos de almas. De poco en poco, aquél escenario se ponía a full.

Uno de los momentos especiales de la tarde fue cuando la tapatía invitaba a su colega Starx para presentar una colaboración entre ellos. El público enloqueció y saltaba al ritmo de los beats.

Otro momentazo fue el cierre de su set, acompañada de Chelos, una joya absoluta.

Acto seguido, se manifestó la vibe tropical de la mano de Polo & Pan. La dupla francesa ofrecía un live act distinto al que nos regaló en Trópico 2017, pero no por eso menos espectacular.

Esa atmósfera de fantasía estaba bien para el atardecer pero Paul Armand-Delille y Alexandre Grynszpan tenían una responsabilidad bastante fuerte sobre los hombros: hacer que el ánimo no se fuera para abajo, pues el acto enseguida era nada más y nada menos que Paul Van Dyk.

Y así fuimos, de tonos house tropicales a tintes techno, subiendo gradualmente la euforia del público, además de que se tomaron la molestia de presentar nuevos temas, como lo habían advertido previamente.

Van Dyk tomó el escenario, ya no había espacio para nadie más. Pero cuando lo hizo, ocurrió la magia. Los fuegos artificiales y el fuego emanaban de la colosal estructura, y todos saltamos antes el imponente trance de una leyenda.

Jóvenes y algunos no tanto, todos los congregados en ese momento de la tarde, gozando en perfecta armonía. Era una postal digna de recordarse por siempre.

 

Lost Frequencies hizo lo propio en el mismo escenario, continuando con la buena vibra que ya había impregnado aquella área del Autódromo.

B.Traits hacia acto de presencia en el Neon Garden y realmente la rompía. Las luces de neón parecían lightsabers e hipnotizaban a más de uno. Todo eso casi al mismo tiempo que Tomasa del Real y el Neo Perreo Crew destrozaba el Dos Equis Stage.

Sotomayor cautivó con sus ritmos latinos con toques electrónicos, Salón Acapulco hizo lo propio con su house tropical y Flor Capistran fue la cereza del pastel, cerrando aquel escenario con todo el dance.

Kygo Kaskade terminaron la fiesta en el Kinetic Field pero DJ Snake se encargo del Circuit Grounds, situación que puso en jaque a los asistentes pues Kaskade y Snake se empalmaba, pero ambas actuaciones fueron legendarias.

Así culminaba el EDC México 2019, un fin que enloqueció a sus asistentes, que les permitió jugar a ser alguien más, sin inhibiciones.

¿Listo para el EDC México 2020?

 

 

¡Síguenos en Facebook y gana boletos para conciertos y festivales!