La Revancha del Tango: Un disco que modernizó al tango

Música

La Revancha del Tango: Un disco que modernizó al tango

En el año 2001 apareció el álbum La Revancha del Tango de  Gotan Project, un trío con sede en París pero comandado por el argentino Eduardo Makaroff, quien en compañía del suizo Christoph H. Müller fusionó el tango con la electrónica del DJ Philippe Cohen Solal. 

El disco que le dio un segundo aire al tango

Un año antes de su debut publicaron sin grandes pretensiones el sencillo Vuelvo Al Sur/El Capitalismo Foráneo, el cual terminó ganando bastante aceptación y por tal motivo tuvieron que poner manos a la obra para grabar un álbum.

La Revancha del Tango es un gran disco en el que el género musical predominante tomó una bocanada de aire fresco y mostró la manera en que podía reinventarse y lograr captar el interés de las nuevas generaciones. La manera tan bien lograda de introducir la electrónica es algo que le dio un plus a este trabajo, pues no buscó modificar el estilo ni el concepto original.

En la mayor parte de este material las canciones son instrumentales, pero hay excepciones en las que si cuentan con vocalistas que cantan letras sencillas pero que pueden llegar a tocar el corazón. Tal es el caso de Época, un tema en el que de manera suave habla sobre los desaparecidos en la dictadura cívico – militar que vivió Argentina de 1976 a 1983. Hablando de política, también se incluye sampleos en Queremos Paz, donde podemos escuchar un discurso político de Fidel Castro y en El Capitalismo Foráneo suena la voz de Eva Perón. 

Otras piezas importantes del disco son Chunga’s Revenge, que es un cover a Frank Zappa, Santa María (del Buen Ayre), que quizás sea una de las rolas más famosas de Gotan Project gracias a la proyección que tuvo en la cinta Shall We Dance?. Ya casi para el final del disco están dos joyas: el cover a Último Tango en París, canción de la película que lleva el mismo nombre y Vuelvo Al Sur, que fue el single con el que se dieron a conocer.

La Revancha del Tango ganó bastante popularidad, además de que algunas de sus canciones se convirtieron en el soundtrack de series de moda en aquel entonces como Sex and the City. Por si fuera poco, en Reino Unido se hizo acreedor de un disco de oro por haber vendido nada más y nada menos que  100.000 copias. Otro dato importante es que fue reseñado en el libro 1001 discos que hay que escuchar antes de morir.