Las cinco obras más famosas de Andy Warhol

Entretenimiento

Las cinco obras más famosas de Andy Warhol

Andy Warhol es uno de los artistas mas influyentes de la cultura pop y del arte, es imposible no reconocer alguna obra suya. Por si fuera poco, las exposiciones de sus cuadros siempre son de las más concurridas alrededor del mundo y no por nada tener un Warhol puede significar un símbolo de gran poder adquisitivo. En esta ocasión te traemos un top 5 con las piezas más famosas de este estadounidense que marcó una época.

Las piezas más reconocibles que tiene Andy Warhol

Díptico de Marilyn

Esta serigrafía creada en 1962 es su trabajo más importante y el cual ha sido homenajeado o hasta parodiado en diversas ocasiones sigue causando fascinación en personas de todo tipo e incluso las nuevas generaciones. Cabe señalar que la pieza original se encuentra en la Galería Nacional de arte británico y arte moderno del Reino Unido.

Portada de The Velvet Underground & Nico

El combo neyorkino descubierto por Andy Warhol tuvo un espectacular álbum debut cuya portada fue creada por el mismísimo artista. Aquel plátano en un fondo blanco causó controversia en 1967 e incluso fue víctima de la censura, pues se consideró aquella ilustración muy sexual y que aquella fruta era una clara referencia a un pene. Esta obra ha sido reproducida en toda clase de artículos que van desde playeras, pósters, hasta tazas de café o cojines.

Queen Elizabeth II of the United Kingdom

Estos retratos realizados en 1985 como parte de un portafolio se caracterizan por ser una auténtica obra de museos, pues ha recorrido importantes galerías de todo el mundo.

Latas de Sopa Campbell’s

Probablemente esta serie de cuadros sea una de sus piezas más originales, Warhol mostró que un simple producto del súper mercado puede tener su lado artístico. Cada cuadro de esta serie es una obra muy cotizada que no cualquiera puede adquirirla.

Brillo Box

Estas cajas que emulan a las que guardan las famosas esponjas para lavar vajillas, nuevamente el artista le dio un sentido de arte a un objeto cotidiano al grado de convertirlo en algo cotizado y que pasará a la historia del arte moderno.