Mamoru Samuragochi: El falso Beethoven japonés

Música

Mamoru Samuragochi: El falso Beethoven japonés

En el mundo de la música existen muchos fraudes y el más famoso quizás se trate de Milli Vanilli, pero existen otros que no acapararon exageradamente tantos reflectores aunque eso no les salvó del escándalo. Tal es el caso, de Mamoru Samuragochi, un japonés que era sordo y componía.

El japonés que fingió ser un compositor sordo

A finales de los años noventa apareció el exitoso videojuego Resident Evil, cuyo soundtrack contiene una melodía de su autoría. Gracias a ello logró captar la atención y gracias a ella saltó a la fama. Debido a su discapacidad y gran talento fue nombrado El Beethoven japonés, término que causó el interés por él.

Este nipón contó que debido a unas fuerte migrañas que comenzó a padecer lo hizo perder la capacidad para poder escuchar, lo que hacía más fascinante su historia es que se trataba de una persona autodidacta, pues optó por no estudiar música en alguna escuela ya que estaba en contra de las técnicas de enseñanza. Para el 2001 su fama se disparó en Japón gracias a la canción Symphony no. 1 Hiroshima, una composición que hizo en memoria de las víctimas de la bomba atómica que destruyó aquella ciudad durante la Segunda Guerra Mundial.

Fue así, como todos los medios del mundo voltearon a verlo para escribir sobre él e incluso entrevistarlo, además fue protagonista de un documental del 2013 llamado Melody of the Soul: The Composer Who Lost His Hearingen el que se aprecia a Mamoru componiendo y también se caracterizó por su solidaridad con los sobrevivientes del tsunami Tohoku.

Todo parecía ir bien, hasta que en el mismo 2013 una reportera decidió entrevistarlo, pero al notar que Samuragochi no entendía la lengua de señas y actuaba como si escuchara. Dicho comportamiento tan extraño provocó que la entrevista no saliera a la luz.

Por si fuera poco, el compositor Takeo Noguchi descubrió que la obra de el Beethoven japonés en realidad se trataba de piezas musicales poco conocidas que pertenecían al director de orquesta Gustav Mahler. Posteriormente el profesor Takashi Niigaki acudió ante la prensa para desenmascararlo al revelar ser el verdadero autor de la música y también declaró que Mamoru Samuragochi únicamente le pagaba por crear las canciones, lo peor fue cuando contó que el popular compositor no es sordo y que sólo fingía la discapacidad para causar misterio, aunque lo más sorprendente de todo esto es que esta mancuerna estuvo trabajando así durante 18 años.

La historia no ha terminado, ya que en este 2021 reapareció Samuragochi para mostrarle al mundo unas piezas que ahora sí él creó y que a continuación te compartimos.