Freim TV

Música

Nico Orozco logró este cover a The Cure en sierreño

Nico Orozco logró este cover a The Cure en sierreño

Nico Orozco lleva rato asomándose como un cantautor audaz. A últimas fechas hemos sido testigos de su talento con temas como “Es pura fantasía” (interpretada al lado de Andrés Canalla) y su sencillo previo, “Como un perro”. En ellos, su impronta sonora resulta difícil de definir; aunque ciertamente algunos hablan de “sad sierreño” y otros de “emo-corrido”, la verdad es que la de Nico es música inclasificable. Acaso podría decirse de ella una sola constante: invariablemente llega derecho al corazón.

Hoy, el sinaloense sorprende haciendo suyo un clásico imbatible de The Cure: “Just Like Heaven”. El tema fue originalmente ideado por Robert Smith y los suyos en Francia, en 1987; 35 años después, Orozco lo retoma, ayudado de la versión firmada por los Shains, para ubicarle en un contexto completamente nuevo, tan enigmático como electrizante. Así, mientras se escucha “Como en el cielo”, es sencillo imaginar a Smith calzándose unas botas picudas para aferrarse a la hebilla de su cinturón al tiempo que se echa un ¡ajúa!

 

 

 

 

Ahí está la voz de Nico Orozco, entre retadora y templada, declarándose feliz, solicitando pistas para entender cómo es que ha llegado a ese estado de gracia, acompañado de guitarras devotas y cerriles, como grabadas en medio de una catedral entre latas de cerveza, y ese contrabajo pellizcado recio, en medio de matorrales. Dime, dime, dime cómo le haces tú pa ́ hacerme tan feliz, hacerme sonreír / Sólo tú me haces vivir, dime cómo lo haces, dime ya”, canta Orozco, bien lejos de Inglaterra y a unos pasos de Culiacán para pronto darse por vencido: Sólo lo sabes tú, atina a concluir.

“Como en el cielo” reafirma que la ruta que Nico Orozco planea andar desconoce miedos luego de su paso en From Alaska haciendo un camino en el rock pesado y el punk llegando al metal. Como solista su ritmo es firme, tal como su cantar. Con esas garantías, caminando por una vereda agreste al atardecer, no habrá bestia ni demonio que lo detenga.