Q Lazzarus: La cantante que renegó de la fama

Música

Q Lazzarus: La cantante que renegó de la fama

La canción Goodbye Horses  de Q Lazzarus es mundialmente famosa gracias las películas de Jonathan Demme como El silencio de los corderos, cineasta que fue su descubridor musical mientras ella se desempeñaba como taxista en Nueva York.

La extraña desaparición de Q Lazzarus

La cantante solía poner sus demos mientras conducía con la esperanza de que alguien se fijara en su música y así ocurrió. A partir de ahí nació Q Lazzarus and the Resurrection y las oportunidades llegaron, además su canción Heaven formó parte del soundtrack de Filadelfia, otro filme de su también mentor.

Todo parecía marchar bien y la cantante cuya triste vida parecía por fin haber encontrado algo donde realmente la valoraban como se debía. Pero poco a poco se fue desvaneciendo del panorama musical, para ser más precisos en 1996 dejó de haber rastro suyo y era casi imposible hallarla (sumándole que en las escasas fotos suyas siempre aparecía con lentes oscuros, el pelo cubriendo casi todo su rostro y/o con sombreros). Al grado de que ni el propio Jonathan Demme sabía de su paradero, pues en diversas ocasiones llegaron a cuestionárselo.

Entonces, comenzaron a surgir rumores que hablaban de su muerte o que se había convertido adicta a las drogas. Todo ello resultó ser una exageración y nada apegado a la realidad y fue hasta hace unos años cuando usuarios de internet comenzaron a preguntarse Q Lazzarus, pues resultaba ser un tema misterioso e intrigante, además aún contaba con bastantes seguidores.

Después de mucho indagar y desmentir rumores, la propia intérprete abrió una cuenta de Twitter bajo el nombre de Diane Luckey en la que subió una selfie para aclarar todas las habladurías que había a su alrededor y explicar que actualmente labora como chofer de camiones en State Island, Nueva York y que abandonó la industria musical porque le parecía aburrida. Además, señaló que le parecía muy raro el rollo de las redes sociales, pero de todas formas terminó cerrando su Twitter.

La veracidad de esta información la corroboró una persona llamada Kelsey Zimmerman, la cual tenía años intentando dar con Q Lazzarus. Aquellos datos coincidían con una demanda que en el año 2015 interpuso una mujer llamada Diane Luckey a una empresa judía de transporte público por discriminación, ya que se negaron a darle un empleo como conductora por ser mujer.