La canción de Dead or Alive que influenció a todo el mundo

Música

La canción de Dead or Alive que influenció a todo el mundo

En 1984 apareció uno de los mayores hits ochenteros que lleva por nombre You Spin Me Round (Like A Record) de los británicos Dead or Alive, en diversas ocasiones ha sido catalogada esta rola como one hit wonder pero lo que no muchos saben es que ha influenciado a músicos de todo el mundo.

La canción que incursionó en el high energy para ponerlo de moda

A pesar de que Dead or Alive tiene unos orígenes muy post punks y oscuros, lo cual se puede comprobar su primer sencillo de nombre I’m Falling, el cual lanzaron en 1980. Además el look del cantante Pete Burns siempre mostró influencias de la subcultura goth. Aunque rápidamente abandonaron ese estilo para tocar algo más synthpop.

Por increíble que parezca cuando la banda le enseñó You Spin Me Round (Like A Record) a los ejecutivos de la discográfica Epic Records, estos expresaron su disgusto por el tema y la catalogaron como basura. Tampoco aprobaron la imagen andrógina de Burns por razones homófobas, pero finalmente su estética le hizo ganar mucha popularidad.

Este clásico mezcló el sonido del entonces underground y poco conocido aunque muy bailable high energy con el pop, gracias esta pieza musical Dear or Alive se consolidó además de saltar mundialmente a la fama.

La influencia que tuvo en otros artistas fue enorme, uno de estos ejemplos es Alaska y Dinarama quienes quedaron fascinados con el sonido y decidieron emularlo un poco para la canción A quién le importa, que poniendo atención esto se aprecia con claridad.

You Spin Me Round (Like A Record) puso a bailar a todos en las pistas alrededor del mundo y no por nada ha sido una de las canciones más covereadas por artistas de todos los géneros, aunque no todas sus versiones son buenas. Entre ellas se destacan los refritos de Dope, Phantom Rockers, Flo Rida, Thalía, Indochine. 

Como dato curioso en la película The Wedding Singer el actor Adam Sandler la interpreta en una escena que se ha hecho icónica, cabe señalar que el personaje George personificado por Alexis Arquette es una divertida combinación de Pete Burns y Boy George, quienes tuvieron una rivalidad en los ochenta porque el primero acusó al ex frontman de Culture Club de copiarle el look.