Ocean Rain: El clásico de Echo & The Bunnymen

Música

Ocean Rain: El clásico de Echo & The Bunnymen

A diferencia de contemporáneos suyos como U2 que alcanzaron el éxito rápidamente, Echo & The Bunnymen ya contaban con tres álbumes grabados y no sucedía nada con ellos, pero su cuarto material Ocean Rain llegó para cambiar su suerte.

El disco más emblemático de Echo & The Bunnymen

Grabado entre su ciudad natal Liverpool y París, la banda plasmó en nuevo piezas su característico sonido post punk mezclados con tintes new wave, pop, vanguardia y guitarras acústicas que dieron como resultado a su más famoso trabajo, el cual vio a la luz el 8 de mayo de 1984 a través del sello Korova Records.

Uno de los encantos de Ocean Rain es que el combo liderado por Ian McCulloch que por momentos pasan de la tranquilidad al dramatismo en sus interpretaciones, pues Silver que es el primer track en sonar es una melodía pop con guitarras acústicas (que por cierto, fue sencillo). Todo lo mencionado dará un giro radical en temas posteriores como Nocturnal Me, donde y The Yo Yo Man, en los que tuvieron el acierto de agregar instrumentos de cuerdas para darles un toque ciertamente sofisticado.

Aunque por ratos también pueden recordarnos a su compatriotas The Psychodelic Furs, pues Crystal Days parece un guiño hacia estos y en otro instante su influencia cambia hacia la música asiática, tal como lo muestran en Thorn of Crowns. Después viene el momento cumbre con The Killing Moon, single de letra romántica con aires melancólicos que atrapa en seguida, fue el responsable de volverlos muy populares en aquella época y cuyo videoclip le da un ligero aire al de Love Like Blood de Killing Joke.

A continuación suena Seven Seas, el cual se convirtió en otro de sus clásicos gracias a su pegadiza melodía. Ya casi para terminar nos encontramos con My Kingdom, que tiene un sonido algo similar a lo que por esas épocas se encontraban haciendo The Smiths. Para el final tenemos la canción que le da nombre al disco, que empieza a acapela y poco a poco van escuchándose los instrumentos de forma ligera y discreta.

Ocean Rain alcanzó la posición cuatro en los charts británicos aunque algunos medios impresos de Estados Unidos y Reino Unido lo consideraron fúnebre e irónicamente poco original, pero esto no le impidió haber vendido tanto al grado de alcanzar un disco de oro.

A pesar de que ya han pasado varias décadas de su lanzamiento, aún sigue siendo considerado como un material valioso e influyente. Es casi imposible no relacionar a The Killing Moon con la cinta de culto Donnie Darko y a Nocturnal Me con Stranger Things.