Así se vivió el Primer torneo internacional de bombas Bubbaloo | Freim