Black Sabbath, el rey de las tinieblas