Caifanes siguirá haciendo historia en el Palacio de los Deportes.

caifanes_foto

Unos de los conciertos más esperado de este año, es el reencuentro de Caifanes, los próximos días 22 y 23 de junio en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México. Grupo que se ha consagrado como uno de los más importantes de la escena del Rock en México.  Formado a finales de los años 80´s, por Saúl Hernández, Alfonso André, Sabo Romo, Diego Herrera y Alejandro Marcovich..

La época de apogeo de la banda fue entre 1987 -1995 colocándose dentro de los principales exponentes del rock nacional. Partieron como emblema de Rock en tu idioma. Es así que les presentaremos un especial de la historia de Caifanes, que no sólo han dejado huella en el País sino que su música ha llegado a oídos en todo el mundo.

Los orígenes fueron en la década de los coloridos ochentas, sin embargo su propuesta musical fue totalmente contraria. Todo comenzó cuando el estudiante Carlos Marcovich, necesitaba recaudar fondos para su titulación, organizando una fiesta donde se cobraría las entradas. Para este evento se necesitaba un grupo, se contactó a Saúl Hernández, quien en ese tiempo era líder de la banda Frac. Hernández accedió y  junto con Alfonso André, dieron vida a Las Insólitas Imágenes de Aurora. Con Saúl en el bajo y voz, Alejandro Marcovich en la guitarra, y Alfonso André en la batería y coros.

Tras la desintegración de las Insólitas, cada uno de los integrantes se unieron a diferentes  proyectos. Saúl Hernández junto con Diego Herrera  persiguiendo su sueño en la música,  formando así  Caifanes, cuyo significado se deriva del spanglish Caifán, proveniente a su vez de la deformación de la expresión me cae fine. Mientras tanto Alejandro Marcovich se unió al equipo de músicos del argentino Laureano Brizuela y Alfonso André  temporalmente estuvo con Bon y los Enemigos del Silencio.

Su primera presentación oficial  fue el 11 de abril de 1987, en el famoso escenario de Rockotitlán con Jorge ¨El Gato¨ Arce apoyándolos en la batería porque Novelo no pudo llegar.  Su actuación fue un éxito, a tal grado de que el lugar se abarrotó de personas que deseaban escuchar la nueva propuesta musical que se estaba generando en el País.

Gracias a la difusión de Rock en tu idioma por parte de la disquera BMG Ariola, y la enorme presencia de grupos Argentinos y Españoles ,las disqueras comenzaron su búsqueda de grupos de rock, principalmente que se encontraban tocando en bares.

La primera puerta que el grupo tocó fue la desparecida CBS México, el gerente les dio la oportunidad y escuchó su demo, el cual le agradó, pero su apariencia le pareció demasiado tétrica por lo que justificó su rechazo argumentado que en CBS el negocio era vender discos no ataúdes. Anécdota que  ha sido contada por los mismos integrantes de la agrupación.

Lee también:  Grammy 2017, conoce aquí la lista completa de nominados

Su gran oportunidad llegó cuando Ariola buscaba un grupo telonero para abrir los concierto de Miguel Mateos en la Ciudad de México, las dos bandas que llamaron su atención fueron Caifanes y Neon, siendo Caifanes la banda elegida  por el productor  Oscar López,  ofreciendo así la grabación del LP bajo su dirección.

Su primer álbum Homónimo, salió a la venta en agosto de 1988, con el sencillo ‘Mátenme porque me muero’, llegando a ser su primer éxito, seguido por ‘Viento’, ‘Amanece’ y‘ Cuéntame tu vida’. El resultado fue la venta de más de trescientas mil copias.

Cabe destacar que en esta producción contó con la participación de Gustavo Cerati, en aquel entonces integrante de Soda Stereo, tocando la guitarra en el tema La bestia humana’. En el verano de 1989,  se presentaron dos días consecutivos en el Auditorio Nacional, siendo el primer grupo en logarlo.  Los encargados en abrir estas dos fechas fueron La Maldita Vecindad y Fobia.

Para la preparación de su segunda producción discográfica, Saúl Hernández propone a Alejandro Marcovich integrarse por completo al grupo, accediendo de inmediato, su nueva aportación ayudó a complementar el sonido característico de Caifanes.

Ahora como quinteto viajaron a Nueva York para grabar su segundo álbum al que titularon ¨El Diablito¨ bajo la dirección de Oscar López con la colaboración de Gustavo Santaolalla, Cachorro López y Daniel Freiberg. La idea de ¨El Diablito¨ fue tomada de una imagen de la lotería.  De este material se desprenden los temas ‘Detrás de ti’, ‘Antes de que nos olviden’, ‘Los dioses ocultos’ y ‘La célula que explota’, siendo este ultimo uno de los más representativos del grupo.

Entrando la década de los noventas se realizó una gira con las principales agrupaciones de rock nacional como Maldita Vecindad, Neon, Los amantes de Lola, y Fobia a esta gira la llamaron  Rock de los 90s.  Para 1991, realizan un concierto acompañando a Soda Stereo en el Palacio de los Deportes.

Durante 1992, el grupo viajó a Wisconsin para su tercer material titulado ¨El Silencio¨, en donde se encuentra gran parte de los temas clásicos  como No dejes que’, ‘Miércoles de ceniza’, ‘Nubes’,  ‘Nos vamos juntos’  y ‘Piedra’ en este último Saúl manifiesta su adicción a las drogas. Con este álbum  llegaron al mercado de Centroamérica y  Estados Unidos, llenando así el Hollywood Palladium de Los Ángeles. ¨El Silencio¨ es considerado uno de los mejores álbumes de la historia del rock mexicano y latino.

Lee también:  M83 musicalizará un nuevo show del Cirque du Soleil

Para 1993  Caifanes se consolidó como la agrupación más representativa del País, cuando se pensaba que se encontraban en la solidificación de su carrera, Sabo Romo decide dejar el grupo, tiempo después Diego Herrera hizo lo mismo.

Ahora como Trio, el grupo manifestó su fortaleza, se unieron a ellos Federico Fong en el bajo, y Yann Zaragoza en los teclados.  Lanzando  ¨El nervio del Volcán¨, que sería su última producción discográfica.  La atención de los medios de comunicación aumentó, principalmente por MTV Latinoamérica, realizando un MTV Unplugged, fueron invitados para abrir los conciertos de la mítica banda The Rolling Stones en la Ciudad de México. Llegaron a participar en el Festival WOMAD, organizado por Peter Gabriel. Un dato curioso fue el rechazó de parte de Caifanes a la invitación de participar en la edición de del Festival Woodstock 94.

Para 1995 las diferencias entre Saúl y Alejandro aumentaban dando como resultado la separación definitiva del grupo. Saúl mandó un comunicado de prensa argumentando su decisión de romper toda relación laboral, artística y personal  con Alejandro Marcovich.

Después de consagrarse como el mejor grupo de rock mexicano, su último concierto fue el viernes 18 de agosto de 1995 en la ciudad de San Luis Potosí.  En esta presentación se pudo percibir la tensión y la lucha de egos entre Hernández y Marcovich, quienes durante el concierto no pudieron verse a los ojos, el momento más dramático de la noche fue cuando Carlos Marcovich rodeo a Saúl Hernández por el cuello, tratando de acercarlo a su hermano Alejandro Marcovich para un abrazo reconciliador.  Fue el mismo Carlos quien anunció que el final de Caifanes había llegado.

Tras 15 años después de su último concierto, se anunció en 2010  la participación del grupo para la edición del  Vive Latino 2011, lo que generó grandes expectativas por parte de los fans y los medios de comunicación,  por una posible reunión definitiva, pero los mismos integrantes aclararon que sólo actuarían para el Vive Latino y Coachella.

Sin embargo este año la reunión de la legendaria banda será posible con las dos presentaciones en el Palacio de los Deportes, donde se podrán escuchar los temas que han sido clásicos en la historia del rock en español. Sin duda, es uno de los reencuentros más esperados, que marcará otro punto a favor para confirmar a Caifanes como el mejor grupo de rock de México.

 

 

 

 

Compártenos tu opinión:

share on: