Con Sponch el gris de la ciudad cambió | Freim