Corte de caja: las canciones más escuchadas por Freim

freim-tattoo

Pese a que apenas vamos a poco más de la mitad del año y un montón de discos esperados todavía no ven la luz, podríamos decir que 2014 ha sido un año lleno de la mejor música con respecto a otros anteriores, tanto a nivel local como internacional.

Han sido poco más de seis meses en los que hemos escuchados una y otra vez a viejos veteranos reagruparse, grupos debut con excelsas “cartas de presentación” y obras enteras que ponemos desde el principio al final.

En la redacción escuchamos mucho talento, cosas que no a todos nos gustan y otras más que reciben el pulgar arriba definitivo. Estas son las 10 canciones más escuchadas en la oficina. Si sacáramos nuestros viniles, seguro ya los habríamos gastado. ¿Traumados, pegados, fans irredentos? Sí, tal vez, es sólo rock and roll y sus derivados… ¡pero nos gusta! ¿Cuáles son las suyas?

1.- Blood Orange-“It Is What It Is”.Sí, el segundo opus de Dev Hynes como Blood Orange salió en noviembre del año pasado y “It Is What It Is” aún no es sencillo, sin embargo no ha dejado de sonar en el playlist de Freim. Su toque es sensual, equilibrado, tímbrico y delicioso, su vibra es ochentera, femenina y sumamente sentimental; nos movemos sexys y también nos ablanda el pechito. Todo a la vez. Sentimos que es un gran tema que sintetiza un álbum muy efectivo, que pone a Blood Orange en otra palestra, más grande aún como un músico de fiar.

2.- Beck-“Unforgiven”. Cierto, muchos nos fuimos de bruces al saber que lo nuevo de Beck se parecía al Sea Changes (2003), y otros quedaron francamente decepcionados por lo mismo. Sin embargo, creemos que el nuevo placazo del güero consentido, Morning Phase, es uno de los grandes discos del año, con una vibra quizás más luminosa que su pariente, el Sea Changes, pero que tiene temas aún más profundos y atmosféricos que son una suerte de neofolk condensado muy apropiado para un día en el que no puedes ni levantar un dedo, aunque todo esté bien. Todo el Morning Phase es increíble, y “Unforgiven” es uno de sus temas más contundentes. Ya queremos verlo en el Corona Capital de este año.

3.- Aj Dávila-“2333” (feat. Mercedes Oller). Otro de nuestros discos favoritos es Terror Amor, el debut de Aj Dávila, otrora vocalista de la leyenda guitarrera de Puerto Rico, Dávila 666. El disco es un menjurje atípico y puntual de rock pop, sentimental, con cochinada, garage y guitarras. Un sonido único y jovial, como aquella mezcla de Dávila 666 que nos recordaba a los Ramones con Menudo, pero puesto en otro lugar. Pese a que esta rola trae una letra melancólica y sentimental, inexplicablemente nos pone muy de buenas y nos dan ganas de beber macizo. El toque de la voz de Mercedes Oller de Las Robertas le añade una vibra aún más disfrutable.

Lee también:  5 Playas Nudistas en México

4.- Marc DeMarco-“Let Her Go”. Pese a que el canadiense sigue siendo un artista de bajo perfil en nuestro país, el culto que le tenemos es constante. DeMarco es un tanto laxo, sí, pero con un encanto que tienen esas personas desenfadadas que van sin prisas y sin un afán asqueroso de triunfo. Salad Days es el tercer disco del autor del gran 2, de 2012 y el más maduro a la fecha. Con unas melodías apoyadas en su guitarra pop, acompasada y leve, como un buen porro a la orilla del mar, sin ambiciones en su estructura letrística y con una ironía que nos recuerda el humor de Zappa más chingón de los sesenta. DeMarco está de vuelta, y nos ponemos melancólicos con sonrisa socarrona también. Dejémosla ir.

5.-  Lorelle Meets the Obsolete-“What’s Holding You?”. Los tapatíos se fueron a dar el rol por Europa y EU y rejurgitaron uno de los mejores discos, con suficiente grasa para posicionarse en lo major del año a nivel local. Psicodelía, atasque, equilibrio. El tema con el que abre su tercer disco es francamente poderoso y no le pide nada a bandas como The Black Angels o lo más reciente de los Wooden Shjips. Sencillamente empalagoso, clavadélico y chingón. Sin más.

6.- Damon Albarn-“Mr. Tembo”.Pusimos “Mr. Tembo” por ser uno de los temas que más nos incitan a bailar en la redacción de Freim, porque la ponemos hasta el cansancio. Sin embargo, bien pudo haber sido cualquiera del Everyday Robots, el primer disco solista de la leyenda viviente del britpop, Damon Albarn, quien tardó en cocinar y lanzar esta belleza de disco que sin duda complace al tiempo que arriesga, desde diferentes puntos. Una chulada.

Lee también:  Lugares para escuchar Jazz en la CDMX

7.- Michael Jackson, Justin Timberlake. “Love Never Felt So Good”. Sí, también caímos, no lo podemos evitar, más cuando llevamos mil “horas-nalga” en la oficina. El disco post mortem del Rey del Pop quizás no sea la mejor idea del mundo y deje mucho que desear objetivamente, pero esta canción definitivamente nos reta inmediatamente a un duelo de piruetas y buena onda. ¡Qué demonios, súbanle!

8.- Sébastien Tellier- “Sous les rayons du soleil”. El francés Sébastien Tellier sacó un disco este año, a la altura de sus capacidades y humores habituales. Si bien Confection resultó en un mejor disco que algunos de sus antecesores, nadie esperaba que el maestro electrónico sexual sacara un álbum de la talla de L’ Aventura, un disco nostálgico súper pop y brasilerísimo. Un disco más franco, sentimental y bien disfrutable. “Sous les rayons du soleil” no sólo es uno de los temas más refrescantes de todo el disco, sino de toda la carrera de nuestro franco-barbón engafado favorito.

9.- Jack White-“Lazaretto”. White lo vuelve a hacer. Parece que el ex líder de los White Stripes es una máquina musical inagotable, como productor de algunos de los mejores temas del año (Neil Young y Beck), así como confeccionador de su propia placa. Y es que Jack tiene ese tino para seguir tocando lo que le gusta, haciendo ver simple lo que no es, su rock más básico, uno muy de fan. “Lazaretto” es como una síntesis muy especial de esa mugre que nos gusta. Seguimos atónitos con algo que no es original ni se percibe apurado. La canción y el disco son enormes. Enormes.

10.- Neil Young-“Girl From the North Country”. ¿Un disco de covers de Young a estas alturas? ¿Con el purismo arrebatado de Neil? No sé, no estoy seguro. Y de pronto, uno de los mejores trabajos da en el clavo de las cosas. Con un sonido realmente vintage, nostálgico y muy personal, el “Jefe Young” se receta uno de los mejores placazos de 2014. Sus versiones a clásicos americanos no han dejado de sonar en nuestro aparato reproductor, el cual no está descompuesto, sólo reproduce la maravilla nueva-antaña de Young. Este cover a Bob Dylan sencillamente nos mata.

Compártenos tu opinión:

share on: