Disclosure presenta sesión para el Boiler Room, de Londres