Gears of War: Judgment

7124924f961cf64ed9d4240912ace279

Un retorno en el que ha entrado un nuevo estudio de desarrollo a bordo, People Can Fly, y en el que no está presente el creador de la saga, Cliff Bleszinski. La historia de ‘Gears of War: Judgment’ nos traslada hasta un punto temporal situado 30 días después del Emergence Day, el día en que los Locust decidieron salir del interior del planeta Sera, por lo que atrás quedan tanto las Guerras del Péndulo como ese primer mes de caos y muerte con los Locust atacando por primera vez. 

juego2

Esto significa que los hechos relatados en ‘Gears of War: Judgment’ tienen lugar catorce años antes de lo que vivimos en el primer título de la saga protagonizado por el gran Marcus Fénix. En este caso controlaremos al escuadrón Kilo, un grupo de la COG formado por cuatro miembros que no saben muy bien qué es lo que está pasando. Damon Baird, Augustus Cole —más conocido como The Cole Train—, Sofia Hendrik y Garron Paduk son sus nombres.

El punto de partida del juego, osea el juicio al que hace referencia el título supone la primera diferencia a nivel narrativo con el resto de títulos de la saga. El escuadrón Kilo se ve forzado a declarar ante el coronel Ezra Loomis por haber desobedecido órdenes, con lo cual la acción avanza gracias a una serie de flashbacks. Pero en todo caso pasando por alto las órdenes de nuestros superiores. Y eso es un claro signo del carácter de los personajes, principalmente del de Baird.

Al principio de cada declaración nos toparemos con una pintada en la pared que nos dará la opción de desclasificar cierta información o no. Es decir: cada misión se puede llevar a cabo de dos formas distintas y una de ellas, la que se activa al aceptar las desclasificaciones, mucho más cruel y desventajosa para el jugador. Desde límites de tiempo hasta inclemencias climatológicas, pasando por el uso obligado de determinadas armas y no otras que nos lo pondrán todo más complicado.

Lee también:  M83 musicalizará un nuevo show del Cirque du Soleil

juego3

Si aceptamos y optamos por el camino difícil obtendremos recompensas a cambio. La primera tiene que ver con nuestras propias ganas de desafíos: es mucho más reconfortante finalizar una misión sabiendo que lo hemos hecho en las peores condiciones posibles. Se suda más, pero se disfruta mucho también. La otra recompensa tiene que ver de forma más directa con nuestro avance en el juego, ya que obtendremos estrellas más fácilmente que si decidimos rechazar la información clasificada. Y estas estrellas, más allá del carácter completista que esconden, son las que nos dan acceso a Repercusiones, la segunda campaña del juego.

El hecho de que ‘Gears of War: Judgment’ sea una precuela conlleva una serie de limitaciones con respecto a las otras entregas de la saga, como por ejemplo la imposibilidad de contar con un armamento más potente que el que ya conocemos. Tampoco hay enfrentamientos con enemigos gigantescos en el transcurso de la campaña ni vehículos, por lo que todo esto se tiene que equilibrar de alguna forma. 

Tampoco se nos ofrece demasiado margen a la hora de montar nuestras defensas contra las oleadas, apenas un par de tipos de torretas y una ballesta que nos permite colocar trampas. A partir de ahí, y tras una cuenta atrás de un par de minutos aproximadamente para que decidamos dónde colocar cada elemento, empezarán a llegar los Locust. Serán muchos y de todos los tipos y normalmente se encadenarán un total de dos o de tres oleadas. 

Repercusiones, la segunda campaña, no es más que un anexo que dura aproximadamente un par de horas y que nos traslada al futuro, al momento en el que Marcus envía a Baird y Cole a por un barco. Hasta ahora sólo sabíamos que estos personajes se fueron a cumplir su misión y volvieron con el barco, pero gracias a este extra podemos llevarla a cabo y ver qué sucedió realmente. La campaña se puede jugar también en cooperativo con la ayuda de hasta tres jugadores más. 

Lee también:  Esta parodia del video de "Famous" de Kanye West con perritos es lo mejor que verás hoy

No cuenta con demasiados modos distintos, pero en ‘Gears of War: Judgment’ llega por primera vez el típico todos contra todos, donde no hay equipos que valgan y cada jugador va por su cuenta, y un nuevo modo llamado OverRun que cuenta con cuatro clases de personajes COG (ingeniero, soldado, explorador y médico) y en el que hay que proteger un generador o destruir el del equipo contrario. Y sí, el otro equipo controlará a un grupo de Locust.

 juego4

En los aspectos técnicos nada que reprochar: People Can Fly y Epic saben exprimir muy bien su motor gráfico y ‘Gears of War: Judgment’ luce realmente impresionante. Los controles son los de siempre, el juego ahí sigue siendo muy sólido, y la IA de los Locust responde muy bien en general. Se cubren, corren a esconderse y atacan de frente cuando tienen que hacerlo. La IA de los compañeros no está mal, pero flojea un poco cuando caemos y necesitamos una reanimación. 

Juégalo si:

Buscas alguna explicación a toda la historia y su evolución

Si te gusta matar a distra y siniestra para que se enteren quien es el mejor

Para experimentar un multijugador en línea viendo el lado de los buenos y de los malos con sus recompensas

No lo juegues si:

No te gusta el humillar o descuartizar a tus enemigos o compañeros

Si lo tuyo es la aventura de plataformas en donde la violencia no es lo principal

Quieres sorprenderte de lo nuevo, ya que recuerda es una historia antes de todo lo que ya conoces

Tienes que comprarlo si eres poseedor de una consola Xbox360 ya que es uno de los juegos insignia hasta el momento de la plataforma y que no estará disponible en otra consola por ser una exclusiva.

Compártenos tu opinión:

share on: