Flashback: “Don’t Believe The Truth” – OASIS


10 GRANDES DISCOS QUE CUMPLEN 10 AÑOS EN 2015

Diez años después de haber llegado al olimpo musical británico y tras dos discos transitorios de brillantes sencillos y algunos temas un poco grises, los hermanos Gallagher volvieron a golpear fuertemente en la industria musical con “Don’t Believe The Truth”, su último gran disco.

Si bien la placa no es la mejor de un 2005 que estuvo lleno de grandes momentos musicales, significa un paso adelante en el sonido de Oasis, gracias a ser el disco donde se fusionan y equilibran mejor las composiciones de Noel y Liam Gallagher.

Recuerdo que la primera vez que escuché ‘Lyla’ quede atapado de inmediato, los acordes de guitarra acústica y la raramente cuidada voz de Liam Gallagher creaban una atmósfera cautivadora, atmosfera que con el pasar de los segundos integraba los elementos tan característicos de la agrupación de Manchester: coros de Noel, sencillos pero pegajosos riffs eléctricos y la potencia interpretativa de siempre.

Está por demás mencionar ‘The Importance Of Being Idle’, un sencillo que sonó hasta el hartazgo en el 2005, tanto en estaciones alternativas como en las más pop del cuadrante.
En palabras del mismo Noel Gallagher, la música del tema está inspirada en los estilos musicales de The Kinks y The La’s, y la letra en su manera de vivir, a veces con flojera.
A las pocas semanas de ser lanzado, el sencillo se convirtió en uno de los más memorables en toda la carrera de Oasis.

Lee también:  Wolf Parade está trabajando en un álbum de rencuentro

oasis

Sin embargo, el mayor logro de “Don’t Believe The Truth” es haber llevado la música de Oasis a las nuevas generaciones, esas que estaban en pañales cuando “Definitely Maybe” y “(What’s The Story) Morning Glory?” guiaron el camino musical diez años atrás. Durante la gira promocional del disco, era común encontrar venues repletos de adolescentes entre los 15 y 20 que coreaban los temas como si se tratara de la banda juvenil de moda.

“Don’t Belive The Truth” es el último gran disco de Oasis, un álbum que deja atrás los guitarrazos y la voz rasposa de Liam Gallagher en los primeros años de la banda, y se fortalece en técnica, melódica y lírica, creando un disco fresco, divertido, con instantes de sobresaltos alocados y tranquilidad rítmica, cerrando con un tema que aún hoy nos remite nostálgicamente a una década atrás, donde todo lo veíamos diferente ‘Let There Be Love’.

Lee también:  “Avengers: Infinity War” podría ser el suceso más ambicioso de Marvel

 

10 años después…

Tras la abrupta separación de Oasis en 2009, Liam Gallagher y todos los ex integrantes de la banda, excepto Noel, formaron Beady Eye, banda que lanzó un par de discos y hace algunos meses anunció su separación.

Por su parte Noel Gallagher reunió a una buena cantidad de músicos experimentados para formar Noel Gallagher’s High Flying Birds, banda que fácilmente superó el éxito y la cantidad de seguidores que la agrupación de Liam y con la cual Noel lanzó hace unas semanas “Chasing Yesterday” uno de los discos más interesantes de 2015.

A pesar del éxito actual de Noel, ya empiezan a surgir los rumores del esperado reencuentro de Oasis, ya que los hermanos Gallagher al fin fumaron la pipa de la paz y dejaron atrás los problemas que llevaron al rompimiento de la banda, dando así esperanza a cientos de miles de fanáticos ansiosos por ver juntos de nuevo a una de las más grandes bandas de los últimos años.

Compártenos tu opinión:

share on: