Kjartan Sveinsson colabora en obra de teatro sin diálogos ni actores