Nymphomaniac de Lars Von Trier, la bajeza de la condición humana

Nynphomaniac-lars-von-trier-destacada

Por: Emmanuel Ramírez Zugaide

Con sólo algunas copias en circuitos alternos, y como parte de la 56 muestra internacional de la Cineteca Nacional, abril acoge por fin la debatida películaNymphomaniac” en la Ciudad de México. Seccionada en dos episodios de cinco y tres capítulos respectivamente, que en un principio sobrepasaban las cinco horas de filmación; la primera parte del último rodaje del cineasta danés Lars Von Trier (“Dancer in the Dark” 2000, “Dogville” 2003) está lista para su exhibición al público que no ha sido partícipe de los links que circulan en la red, o que ya tuvo la oportunidad de verla en la tercera edición del Riviera Maya Film Festival.

Nynphomaniac-lars-von-trier-01

Después de casi un año de haberse anunciado, en palabras del propio Lars, como “un nuevo género cinematográfico”, en el que mezcla el drama con el porno y varios calificativos rimbombantes e incitadores, Nymphomaniac resulta más una cruenta visión de la bajeza a la que está apegada la condición humana que un relato erótico. Una secuencia de la lluvia que golpea el desolado callejón en una fría noche de invierno es la obertura de esta reveladora cinta. Una mujer yace en el pavimento con claros signos de maltrato; un hombre se acerca ofreciéndole ayuda. Es aquí donde Joe (Charlotte Gainsbourg) nos advierte su personaje turbio al rehusar la denuncia del hecho. Seligman (Stellan Skarsgard) es el encargado de dar forma al sustento del relato, ya que es un escucha dedicado, cuando éste lleva a Joe hasta su apartamento en realidad está por descubrirse a si mismo. Joe, aturdida y confusa, narra a manera de sanación o reencuentro con su unidad los episodios que han marcado su vida tomando como referencia algunos de los objetos que divisa en el cuarto de Seligman para tratar de entender de mejor manera la patología que lleva como un enorme peso al que se entrega plácidamente.

Nynphomaniac-lars-von-trier-02

En el desarrollo de la trama vemos a dos personajes adentrarse en la intimidad de sus relatos y acotaciones mediante diálogos un tanto forzados pero que son el punto de partida para abordar toda clase de simbolismos, como la secuencia de números de Fibonacci, el descubrimiento de la polifonía, y como postre la relación de Bach y el tritono como se muestra en el ultimo capítulo en donde convergen las pulsiones más veraces de la cinta y los encuadres más cinematográficos. Joe da cuenta de su despertar sexual evocando toda esta serie de referencias a la literatura, música, pintura e incluso a la religión al momento que Seligman se percibe como un hombre de vida modesta, triste y arrinconada en demasía. Joe logra encontrar sentido en cada una de sus aseveraciones de manera que va hilando recuerdos de su infancia y adolescencia reafirmando en cada momento su “naturaleza pecadora” (curiosa descripción que asiente con determinación aún rechazando las creencias religiosas) y poniendo en constante diatriba las cavilaciones de Seligman.

Lee también:  Lugares para escuchar Jazz en la CDMX

Nynphomaniac-lars-von-trier-03

En la primera parte (la cual se estrena en esta primavera), Joe es interpretada en su juventud por la joven actriz Stacy Martin cimentando las bases en las cuales se desarrolla su personalidad liberal, replicante, vulgar hasta cierto punto, moldeando nuevos parámetros para definir sus inquietudes. La protagonista se muestra como una provocación constante de las buenas formas siendo capaz de experimentar numerosos orgasmos con tan solo pensarlo,  ella juega con el deseo de los hombres, los seduce y los demerita por completo. Para la segunda parte observamos una complicidad entre la desgracia y la cotidianeidad envolviendo a Joe en lo que parece ser el encauce a una vida más normal, y la dificultad de ésta para aceptarla del todo, dando paso a una incipiente necesidad de volver a sentir la comezón que le da la pauta para ser quién es, esto lo vemos reflejado en la llegada de la maternidad, la manera en que deja de sentir placer por su modo de vida orillándola a buscar nuevas formas de encontrarlo dando cabida a los instintos más podridos a los que pueda recurrir.

Nynphomaniac-lars-von-trier-04

En un plano extenso, amalgamando las dos partes, Nymphomaniac da la impresión de ser varios recortes de la psicología de los protagónicos que nos ha entregado Von Trier en varias de sus películas (“Antichrist 2009″, “Melancholia 2011″), sórdido punto culminante de los temas fetiches que están presentes a lo largo de su filmografía. Numerosas lecturas están por venirse acerca del controversial filme, reafirmando al danés en el círculo que  le acomoda  jugando a generar polémica con la viveza de sus días de estudiante en la escuela de cine de Copenhage. Quizá esta obra no es más que otro de sus experimentos acerca de las reacciones del hombre como masa, y la injerencia que recae en un pensamiento uniforme como medio para plasmar una pintura de la angustia o alteración de las sensaciones humanas.

Lee también:  Disfruta del universo de Stanley Kubrick en la Cineteca Nacional

Acompañada por un voraz marketing, Nynphomaniac, desilusionará a quienes esperan un coctél atiborrado de sexo y perversión como se ha hecho creer en su desmedida campaña, distando bastante de ser el mejor trabajo del llamado iniciador  del movimiento “Dogma 95“, quién nos ha entregado memorables filmes como “Breaking the Waves 1996″ o la premiada”Idioterne 1998″ ,en donde expone las características del cine dogma como son la improvisación de sus actores, el uso casi nulo de tecnicismos fílmicos como la iluminación, locaciones, un guión como tal, entre otras tantas normas que acreditaban a una película para ser considerada partícipe. Cabe señalar el interés que despertó en extremos tan distintos el manifiesto en varios ámbitos al llamar la atención de los directores de la época a su vez que constituía un medio de publicidad eficaz para las cintas que incluso recibían un certificado de autenticidad. Sin embargo encontramos a un Lars maduro en cuanto al uso de las alegorías para establecer un discurso poco convencional, planos de un bello encuadre fotográfico, acertadas disolvencias en la trama y sobre todo buena consistencia para el monumental despliegue de sensaciones que caracteriza a sus personajes.

Términos de búsqueda:

  • nynphomaniac
  • nynphomoniac

Compártenos tu opinión:

share on: