Panda Bear- Panda Bear Meets The Grim Reaper

Panda Bear Meets The Grim Reaper

Por Joan Escutia

La carrera de Panda Bear es una de las más interesantes y emocionantes hoy en día. Explorar su discografía es un ejercicio que se debe hacer si se pretende conocer el sonido actual de mucha de la música que se produce en nuestros tiempos. No es hipérbole, su trabajo con Animal Collective también habla de ello. No sólo se encarga de destrozar la batería ahí, sino de brindarle al grupo mucho de su sonido característico y de sus versos más concisos. Y como solista lo ha dejado ver también. Su complejísimo debut, el intimismo de Young Prayer, los paisajes de Person Pitch y los retratos de Tomboy son clara muestra de sus talentos como músico y su visión como artista. Noah Lennox es, claramente, una de las más grandes figuras que tenemos como sociedad.

Durante esa carrera hemos visto toda una metamorfosis natural de Lennox como persona que se exhibe en la música que hace. De pasar a tener títulos de canciones como Inside A Great Stadium And A Running Race a contar con otros como Lonely Wanderer hay un tramo que sólo los años ayudan a recorrer. De hacer canciones con una guitarra acústica sin títulos a crear melodías a partir de un arpa también hay un largo camino que Lennox ha explorado con cautela y fortalecido con el tiempo. Casi como escucharlo crecer en nuestros oídos, Panda Bear ha sido un claro ejemplo de que los años no pasan en vano y de que lo que vive un artista es imprescindible de imprimir en su obra.

Lee también:  Las mejores series de 2016

En su flamante nuevo disco Lennox pone a su alterego frente a la parca, tal vez como un anuncio de que Panda Bear ha recorrido tanto camino que pronto llegará el día en que no lo haga más. En las entrañas de ese encuentro, aptamente llamado Panda Bear Meets The Grim Reaper también hay señales de ello. Podría ser su disco más introspectivo si se escucha con atención y también podría ser el mejor ejecutado si se le brinda la oportunidad. Aquí Lennox parece hacer una retrospectiva de su propia carrera, en donde al mismo tiempo practica un experimento visionario. El disco tiene mucho de su carrera de todo este tiempo, pero también tiene mucho de otras cosas que, incluso, se escuchan como recién exploradas por él. Es un disco emocionante de escuchar una y otra vez.

Panda Bear Meets The Grim Reaper se escucha por momentos como si fuera salido de Here Comes The Indian como en la mencionada Lonely Wanderer, en donde no se está tan lejos de canciones como Hey Light o Native Bell. Pero también se escucha como si Brian Wilson viviera en una computadora como en Sequential Circuits o Principe Real  y como si Young Prayer hubiera tomado más vida en canciones como en las bellísimas Tropic Of Cancer y Selfish Gene. Es toda una experiencia sonora para propios y extraños a Panda Bear que se debe de vivir, pero también un poderoso manifiesto a la madurez.

Lee también:  Mira en un video todas las películas que salieron en 2016

Lo dice él mismo, el disco habla sobre su crecimiento personal hasta su vida actual. Por ello es que no es sorpresa escuchar versos como Graph the spasm. I’m Pasten la triste despedida del disco con Acid Walsh o que divague con su persona en la vida real en Mr. Noah. Como tampoco sorprende que aquí haya hecho inmaculadas piezas que lo hacen hablar como nunca antes como Lonely Wanderer que cuestiona su vida propia, su matrimonio con la música y su obra: would you look back / was it worthwile?“. Es una autoexploración bellísima, con su tristeza, su alegría, su frustración y su temor a un incierto futuro que habrá de llegar algún día.

En Tropic Of Cancer Lennox manufactura la mejor canción de toda su carrera. Una en donde lo escuchamos tal vez pensando profundamente sobre la muerte, sus consecuencias alrededor y el camino hasta ella. Lo escuchamos con una arpa detrás que habla claramente de su crecimiento como persona y artista. Lo escuchamos despidiéndose de un personaje que le dio la vida y que ya no está. Afirma con maestría “you can’t get back / you won’t come back / you can’t come back to it”. A diferencia de la muerte en la vida real, cuando Panda Bear se vaya siempre vamos a poder regresar a él, a su obra y a su legado. Una y otra vez sin cansancio.

Compártenos tu opinión:

share on: