Sigür Ros se pone agresivo en “Kveikur”

kveikur-460x446

Por: Jerónimo Luna | @jlhmomo

El próximo 17 de junio terminara la espera del nuevo material de Sigur Ros, “Kveikur”que ya se encuentra en preventa en las tiendas virtuales y aprovechando que esta próxima su visita al Corona Capital 2013, aquí les dejamos la reseña.

Este es un disco que desde la portada sorprende y deja ver que es lo que podemos esperar en cada uno de los 9 tracks de esta entrega, pues, contrario a lo que habíamos podido ver en las portadas de sus discos anteriores, en donde podemos encontrar paisajes o imágenes en tonos claros o escalas de grises suaves y en degradados lentos, o las excelentes ilustraciones de ángeles semi alienígenas del “Agaetis Byrjun”, esta portada cuenta con una imagen en blanco y negro de alto contraste donde hay un encapuchado que se lleva las manos al rostro y nos hace imaginar la expresión de quien se encuentra detrás de la máscara, tal vez desesperado tal vez angustiado o quizá burlándose, por el momento eso no lo sabemos.

Es verdad que encontramos elementos clásicos y característicos de la banda en sus discos anteriores, como lo es el uso, a veces exagerado, de distorsiones, los acompañamientos orquestales y la inconfundible voz de Jónsi Birgisson.

Lee también:  Descendents, la banda que creció aunque no quería

Esta vez bajo el sello XL Records, llega el este nuevo álbum álbum de Sigur Ros al que podríamos llamar recargado. Los cambios de esta nueva versión de los Islandeses comienzan desde la alineación, en la que ya no encontramos a tecladista Kjartan Sveinsson, por lo que ahora se presentan como un trío.

Musicalmente el cambio es mucho mas notorio. Como lo indica el titulo de esta nota, agresivo sería la descripción mas acertada para este material. Aunque, si hemos seguido la discografía de la banda, no se necesita mucho para sonar agresivo. Sonidos mas industriales y electrónicos son constantes a lo largo de los tracks. Este giro en la temática musical queda claro desde el principio del disco con el tema ‘Brennisteinn’ que, de arranque, tiene una batería y guitarra poderosas que nos muestran en segundos de que va este disco.

El track que mejor expone la vuelta que está dando Sigur Ros a su música es ‘Ísjaki’ que puede sonar hasta alegre y que, de no ser por la inconfundible voz de Jónsi, podríamos pensar que es de cualquier otro grupo que tiene visiones menos complicadas. Me atrevo a decir que suena comercial. ‘Yfirbord’ inicia y hace recordar el ya legendario “Ágaetis Byjun” pero entonces algo pasa y todo parece indicar que Islandia se descongela al dejar la calma por unos beats electrónicos casi bailables. ‘Stormur’ sigue la misma dinámica.

Lee también:  Esta parodia del video de "Famous" de Kanye West con perritos es lo mejor que verás hoy

‘Kveikur’, track que le da nombre al disco, suena mas obscuro, lleno de distorsión y es el mas representativo del sonido clásico al que nos tiene acostumbrados la banda.

Hacia el final, el disco, puede sonar flojo y hasta repetitivo en los ritmos de ‘Rafstraumur’ y ‘Bláprádur’, pero ‘Var’ es el garbanzo de a libra de este material y que nos hace pensar que después de todo Sigur Ros sigue ahí en algún lado y que “Kveikur” solo fue un experimento, de esos que todos hacen, alguna vez, en su carrera.

Compártenos tu opinión:

share on: