“The Magic Whip” y el glorioso regreso de Blur

the-magic-whip-blur-cover

Normalmente cuando sabemos del regreso de una banda tras varios años de ausencia, suceden dos situaciones comunes: la banda ya no conserva la misma química que en sus trabajos anteriores y por lo contrario, suenan fuera de temporada, o, abrumados por la nostalgia mediática, regresan para mantenerse renovados en la mente de un selectivo público generacional.

No se podía esperar menos de Blur. Este regreso es muy bueno.
No es la re-integración de la banda, sino un regreso firme que, después de 12 años, ‘The Universal’ ‘London Love’ y canciones incluidas en este nuevo disco, reafirman la innovación y línea que esta banda le dio al brit pop y al indie que aún se sigue escuchando.

No estamos ante un suceso como en el que Kim Deal deja a los Pixies, o algo como lo de los Stone Roses, estamos ante un regreso pacífico en el que Damon Albarn nos comparte sentimientos que se materializaron en Hong Kong y que ahora nos es posible escuchar como sombra de la añoranza por esta gran banda.

Lee también:  Mira a Café Tacvba dar la vuelta al mundo en una serie de fotografías

Sin embargo, “The Magic Whip” no es ese disco que marcará la vida de la música nuevamente, o que será el mejor regalo de navidad del mundo. Pero es complejo, mágico, y puntual. Sí. Canciones como ‘Pyongyang’ es una reinvención de un alejado Think Thank, pero con muestras vocales y órganos que estremecen y hacen temblar.

Mucha de la base musical o los efectos que pudieron adelantar con la tecnología, son las impresiones que Damon incluye a Coxon con el iPad. Tal como acostumbra con Gorillaz

Sin duda mi preferida de este nuevo material es una mezcla de tonos que ahogan y estremecen con una dulce voz de fondo, ‘Ghost Ship’ un material con evidentes pasajes extranjeros.

Lee también:  Mira "Feel Good Inc." de Gorillaz compuesto solo con memes

El estofado se complementa con las últimas dos canciones: ‘Ong Ong’ y ‘Mirrorball’ pistas que superan los tracks anteriores y que recalcan la intención de siempre tratar de crear nuevas mezclas para que Blur, siga este tipo de tendencia novedosa que tanto gusta a sus fans.

Sin embargo, para Blur, el que sus fans no siempre estén hablando de ellos, hace que su intención musical sea más personalizada.

De no ser el plan de Blur, el hacer de este álbum una reivindicación de sus anteriores trabajos, si es una muestra de un posible punto final que deja mucho mar abierto a nuevas interpretaciones pero que sólo es una plataforma más, para un Albarn que gusta de probar nuevos horizontes en cualquiera de las plataformas musicales que pueda hacerlo.

Compártenos tu opinión:

share on: