Todd Terje – “It´s Album Time” Corazón a beats por minuto

albumtime

@alandmc

No hace mucho tiempo una famosa revista musical, como dice Cervantes, de cuyo nombre no quiero acordarme, realizó un, para muchos, desagradable comercial, en donde se criticaba la figura que ha tomado hoy en día un DJ, entre extravagancias y excentricidades, haciendo una burla a la labor de estar en las tornamesas.

Independientemente de la controversia que se puede formar, y sin criticar la intención de la campaña, la labor de un DJ no es tarea fácil, el hecho de representar el estandarte de ‘Música para las fiestas’, han marcado a los elementos electrónicos con un estigma difícil de deshacer, además de que el mainstream se ha encargado de reforzar.

En un mundo así para los productores y DJ´s, llega Terje Olsen, un músico originario de Noruega que tiene entre sus catálogos y secuencias una propuesta que va más allá de los estándares comerciales, bajo el nombre de Todd Terje. Con algunos remixes y trabajos hechos para sellos como Feedelity, Supreme Records, G.A.M.M, entre muchos otros, llega en esta ocasión con su primer LP, el cual lleva por título “It´s Album Time”, un título que más bien parece una declaración por parte de éste, el material cuenta con 12 tracks que se mueven en un vaivén de sonidos vintage y modernos.

El álbum inicia su travesía sonora con ‘Intro (It´s Album Time)’, un tema que da una especie de rúbrica sonora, con un beat poderoso a la mitad del track y arreglos básicos que explotan al final para escuchar la frase ‘It´s Album Time’, una buena forma de dar una bienvenida, luego de esto podemos escuchar una serie de tracks que tienen por común denominador un sonido característico de un videojuego de plataforma, para no sonar tan confuso, son tracks que bien podríamos escuchar en un Mega Man o Mario Kart, como es el caso de ‘Leisure Suit Preben’ tema de bajos profundos y sintetizadores minimalistas, con una naturaleza dinámica y fresca, a la que le sigue ‘Preben Goes To Acapulco’ el cual está conformado de un bajo pegajoso, un beat lento, de arreglos cambiantes que se transforman para llevar una gran línea de sintetizador rumbo a la mitad del tema.

Lee también:  Mira en un video todas las películas que salieron en 2016

Luego de esta interacción con los videojuegos llega a nosotros ‘Svensk Sas’ un tema divertido con sintetizadores orgánicos, que simulan un piano, y esencia latina, muy a su estilo, la línea de bajo guía a un cambio a donde el beat tiene más presencia, que se combinan de gran manera con unos claps, el conjunto pone el mejor ambiente para ‘Strandbar’ un tema un poco más movido que los que pudimos escuchar antes, con un bajo que sirve como base y secuencias dinámicas que le dan paso a un sintetizador grueso y rítmico.

A este le precede ‘Delorean Dynamite’, de un gran ritmo, un tema totalmente bailable, con un beat constante y un bajo que cuenta con una base sólida de geniales variación, los arreglos son ligeros, brillosos y disfrutables, hacen que el track no decaiga a lo largo de su duración, rumbo al final, se escucha un sintetizador difuso que calma la energía del track.

Después de eso podremos escuchar el único track con voz dentro del material, el cual lleva por título ‘Johnny and Mary’, un tema de carácter melancólico, un bajo lento y profundo, el cual se adorna bellamente con un solo de sintetizador, brindando un ambiente ochentero que se revuelve con elementos actuales, formando un buen contraste. El ritmo se aprieta con ‘Alfonso Muskedunder’, tema de beat frenético que es adornado con una secciones de metales que lo vuelven una peculiar combinación, es como fusionar una Big Band con un DJ.

A esto le siguen temas como ‘Swing Star (Part 1) y (Part2)’, temas estructuralmente distintos con elementos contrastantes, mientras uno es más brilloso y alegre, el otro es más profundo y rítmico, aunque repetitivo, es como una especia de Ying Yang que lo único que tienen en común es el título.

Lee también:  Esta parodia del video de "Famous" de Kanye West con perritos es lo mejor que verás hoy

El álbum llega a su ocasión con un tema de secuencias vintage, ‘Oh Joy’, el principio de este track se torna algo rígido pero avanza de forma progresiva hasta encontrarse en una explosión de sonidos, que nos recuerdan a lo hecho por Giorgio Moroder en ‘Love To Love You Baby’, la esencia de este track es setentera, algo que le da buen sabor al material rumbo al fin. Esta obra concluye con ‘Inspector Noise’, también de elementos vintage, muy disco, el track ofrece un ambiente bailable, gracias a su línea de bajo funky y a los claps dobles, que le dan mucha onda y que termina de una forma fresca con el álbum.

En general se puede decir que encontramos una producción bastante soft, muy disfrutable para escucharse de una sentada y relajarse, claro que con sus saltos rítmicos de canción a canción no dudes que en algún momento te pondrá a bailar, es un disco balanceado, ya que encuentras desde cosas bailables, que no caen en los recursos de la electrónica más comercial, hasta melancólicos y algunos otros dinámicos, realmente interesante si buscas variar un poco el concepto. Cuenta con algunos aspectos débiles con base en la duración de los tracks y la composición en general, ya que estos elementos terminan por volver a muchas pistas aburridas, pesadas y hasta repetitivas, por lo cual te podrías llegar a aburrir. A pesar de esto se recomienda bastante, en especial si quieres buscar propuestas, no importa si eres o no asiduo al género, proyectos como estos son los que se dedican a erradicar esa imagen de que el DJ solo mezcla música, brindando una imagen a un género que puede ser tan pesado, profundo y armonioso como otros, perfecto eliminar esa etiqueta de bolas disco y superficialidades.

Compártenos tu opinión:

share on: