Traté de “exponer un sentimiento”: Claudia Sainte-Luce sobre ‘Los insólitos peces gato’

Claudia_Sainte_Luce

Por Rafael Paz

En una de las escenas más logradas de Los insólitos peces gato (2013) la familia protagonista decide hacer un viaje a una idílica playa mexicana. La secuencia podría dar pie a las clásicas vistas playeras de felicidad y disfrute, pero las cosas comienzan a salir mal: alguien no sabe nadar, otro se corta el pie, la madre tiene una crisis médica. Así se convierte en una demostración de la fragilidad de la vida, de lo efímero de cada momento. Es un instante honesto y conmovedor que no cae en las manipulaciones tan comunes en el melodrama mexicano.

Ésa es la ópera prima de la directora mexicana Claudia Sainte-Luce, merecedora del FIPRESCI en el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF, por sus siglas en inglés) y siete nominaciones a los premios Ariel de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) –incluyendo Mejor Dirección, Película y Actriz–, entre otros reconocimientos internacionales.

Después de su exitoso paso por festivales, la cinta inició su camino por la cartelera comercial y en Revista Freim nos sentamos a platicar con la realizadora y Ximena Ayala, protagonista del largometraje, sobre la recepción de su trabajo, sus influencias, la predilección del público mexicano por la comedia, sus nuevos proyectos e, incluso, las comparaciones que ha suscitado con La pequeña Señorita Sunshine (Little Miss Sunshine, 2006). Esto fue lo que nos contaron:

Revista Freim (RF): Desde su estreno en salas comerciales, ¿qué recepción ha tenido la película?

Claudia Sainte-Luce (CSL): La primera semana el nervio fue de que la gente fuera a la salas. Algunas de provincia no fueron muy bien y otras aquí en el DF. Hubo muchas que sí. Siempre te estás enfrentando contra estrenos gringos, ver que la segunda semana te dejen el mismo número de copias. Siempre estás peleando contra eso. En cuanto a la gente, Ximena –Ayala– te dirá mejor, porque yo me aislo de esas cosas.

ximena-ayala

Ximena Ayala (XA): Nos ha ido muy bien, hubo una respuesta muy sensible de la gente que vio la película. Es muy chistoso cómo uno se va enterando por las redes sociales lo qué la gente va opinando. Agradecen este tipo de historias. Que sea cine mexicano diferente a lo ya visto. Que sea una película honesta, valiente, con la que conectan. Me da mucha emoción que hayamos pasado la estafeta de conmover, abrazar, compartir.

RF: La historia está inspirada por experiencias de tu vida Claudia, ¿cómo construiste este personaje que tiene algo tuyo junto a Ximena?

CSL: Tiene trazos de mi vida, también tiene cosas que ayudan a la ficción. La manera de construirla es a través de dos elementos: una persona emocionalmente sensible, que es Ximena; y la segunda, ensayar, ensayar, ensayar, hasta que ella sienta que está habitando el personaje, que está dentro de ella. Lo conoce… y no sólo lo conoce, es parte de ella.

RF: Ximena, ¿qué te atrajo del personaje?

XA: La historia, todo lo que conllevaba la historia de su encuentro. Así se llamaba en un principio la película, Encuentro. Ser parte de ese cambio, ese momento de transformación de vida del personaje. Para mí era fundamental poder ser parte de algo así, te crea una esperanza, una luz. En cualquier momento, en una situación adversa, uno puede encontrar un apoyo, unos ojos, una familia. En la película es una familia tal cual, una madre con hijos, pero va más allá. En la vida puedes encontrar familias en todas partes, solamente hay que tener la sensibilidad para verlo y reconocerlo.

RF: ¿Por qué el público mexicano conecta tan bien con los melodramas con apuntes cómicos? ¿Es el (sub)género predilecto del mexicano?

CSL: No me atrevería a decir que es el género predilecto. Según yo, en estos tiempos el género predilecto es la comedia. Como el año pasado, las películas a las que más acudieron fueron comedias. Esta película es un melodrama, pero está justo en medio. Toca un lado doloroso, como también uno sencillo y divertido de la vida. Hay esos dos polos siempre. Es una oscilación entre esos dos puntos. Si la gente llega a conectar con la historia creo que es porque yo no trato de pretender nada, simplemente exponer un sentimiento.

pecesgato

RF: ¿Cuál es la diferencia entre el público de festivales y el de la corrida comercial?

CSL: El público de festivales, siento, tiene una relación con el cine. Ya sea un distribuidor, es muy cinéfilo o son directores que están compitiendo contra tu película y vienen a ver el cine que se está haciendo en determinado país. En la gente que va a las salas de cine hay de todo. Algunos que sólo quieren ver una historia.

XA: Comparto la visión de Claudia. En los festivales, hay gente especializada que al final también es público. Hay algo muy chistoso que sucede con la película: a veces ha logrado quitar esa máscara, ese sabelotodismo del crítico o del especialista y los ha desnudado en proyecciones de prensa. Ha logrado traspasar esa etiqueta, se han dejado conmover. Sí es una película muy frontal, muy honesta. Creo que el público que va ahorita posiblemente quiera ir a entretenerse, esté curioso por el cártel, el nombre, o no había boletos para la que iba a ver y entra. Es un público poco controlable.

RF: En el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), antes de ver la película algunos compañeros de la prensa compararon el poster de Los insólitos peces gato con el de Little Miss Sunshine, al salir su comentario era que tenía muchas influencias de esa cinta. ¿Qué piensan de esa predisposición hacía su proyecto? ¿Hay similitudes?

CSL: Para mi es una anécdota real. Si mi anécdota real se parece a Little Miss Sunshine, bueno –con cierta ironía en la voz–. Yo no creo que se parezca, entonces ya me lo tomo a broma, a la ligera y me digo “deberíamos de jugar esos jueguitos de marque las diferencias entre los dos cuadros”. Simplemente había un vocho amarillo en casa de Martha –el personaje de Lisa Owen en la cinta– y son estos seis personajes. No sé cuántos sean en Little Miss Sunshine. Para mi, no tiene nada que ver.

RF: Trabajaste la fotografía de la película con Agnès Godard (Les salauds, 2013; Beau travail, 1999) –fotógrafa recurrente de Claire Denis–, ¿por qué la elegiste a ella?

CSL: Necesitaba una mujer para fotografiar este universo. Me parecía que teniendo una mujer tendría una sensibilidad distinta. Busqué con fotógrafas mexicanas pero no pude cuadrar tiempos, todas estaban ocupadas en otros proyectos. Seguí buscando… Un día mi marido me pregunta “¿Con quién soñarías trabajar” y le dije que con Agnès Godard. Pasó el comentario y esa navidad a cinco meses de empezar el rodaje, estábamos en España porque él es de allá y el día de mi cumpleaños, el 28 de diciembre, me despertó y me dijo “te tengo una sorpresa, recibí un mail, conseguí su mail –el de Agnès–, le gustó el guión y quiere hacerlo, tienes que ir a platicar con ella en tres días.” Fui con ella y le gustó el proyecto, se aventuró a venir a México a filmar con alguien que conoció un día. Creo que donde más nos pudimos conocer fue que yo me abrí a través de la historia, ella se abrió con mails que nos escribíamos antes de que viniera acá, porque no pudimos tener mucho tiempo de preproducción porque tenía otra película que estaba haciendo en ese momento. Se abrió gracias a experiencias personales que la identificaban con esta historia, se sentía parte de ella.

RF: Estilísticamente, ¿en qué/quién te inspiraste para la película?

CSL: Me inspiro en los recuerdos lindos, siempre los recuerdas más luminosos de lo que son. Si el sillón era de un rojo apagado y tenía parches de tela, tú lo recuerdas de manera más brillosa, luminosa, perfecto. Es un recuerdo que te ayuda a crecer, te mueve y te cambia tu vida. Ese recuerdo lo veo así, me cambió la vida y no puedo más. Es como si le subieras al contraste de la tele, le subieras todos los colores y los hicieras más luminosos, más vivos. Eso quise hacer en cuanto a arte, en cuanto a vestuario. Definir a cada personaje a través de pequeñas texturas o a través de los colores. Que se sintiera aparte. Está ocurriendo la vida, pero esto es aparte. Este mundo valora cada minuto que pasa porque puede ser el último.

sainte-claudia2013091301311313133115

RF: Uno de los temas principales es la familia, ¿es origen o encuentro?

CSL: No veo a la familia como punto de origen, veo como punto de origen a la soledad. Después el deseo de pertenecer a algo y el deseo de estar te hace buscar a otros.

XA: Uno puede encontrar a su familia. ¿Qué representa la familia? Finalmente tendría que ser un grupo de personas que se cuidan, se apoyan para que funcione ese organismo. Creo que el estereotipo de familia ha ido cambiando, ha ido mutando, hasta podría decirse, por experiencia personal, que las familias están hechas de mucha gente. Posiblemente no tengan nada que ver con mi apellido, ni mi sangre. Son personas que yo decidí cuidar, acompañar, a su vez también decidieron hacerlo por mí. Ésa va a ser mi familia.

RF: ¿Qué viene? ¿Cuáles son sus nuevos proyectos?

CSL: Estoy tratando de encontrar dinero para un segundo guión, tengo el 25 por ciento del financiamiento. Se llama La caja vacía y habla de la relación entre un padre y su hija.

XA: Estoy preparando una obra de teatro, estrenaré a finales de mayo. Es una comedia que se llama Le prénom, fue muy exitosa en Francia y luego la llevaron a Argentina, ahora la traen a México. Voy con Mauricio Islas, Tiare Scanda y Roberto Sosa.

RF: Ambas están nominadas al Ariel, ¿cuáles son sus sentimientos al respecto?

XA: Es extraña la cuestión de quién es más, quién es menos. También hay una parte, no de ansiedad, de extrañeza por decir “Ximena Ayala está nominada entre las mejores actrices de México”, creo que va más allá de saber quien es mejor o peor. A este personaje le di mucho de mi, mucha pasión, mucho dolor, mucha disciplina. Que bueno que la Academia me haya volteado a ver y me hayan seleccionado como parte de lo mejor. Es bonito. Hasta puede ser un poco intimidante también. A mi lo que más me gusta es poder inspirar. Más que presumir, inspirar. Si este personaje logra cosas, que yo pueda seguir inspirándome en los proyectos que los que me sume, a las nuevas generaciones y personas que me puedan ver en el cine.

CSL: Para mí… el cielo.

«Para estar al tanto de las noticias sobre Los insólitos peces gato pueden seguir su cuenta de twitter (@pecesgato) o su página de facebook (/LosInsolitosPecesGato)»

Compártenos tu opinión:

share on: