Una guitarra errante y un beso francés: la historia de Bob Welch