Del Blues a “Despacito”, el lenguaje universal que nos une

Música Tendencias 30/05/2018

Del Blues a “Despacito”, el lenguaje universal que nos une

Hoy venimos a tumbar los paradigmas, aquellos que te impiden perrear a gusto, aquellos que no dejan fluir tu parrandero interior, hoy venimos a callar a tu compa el prejuicioso que te dice que eres bien posser porque primero escuchas The Smiths, Motorama o Sex Pistols pero terminas bailando ese “Pa’ arriba pa’ abajo, lento, lento…”. 

El reggaetón es, sin duda, un género musical que se ha ceñido con un crecimiento exponencial brutal. Desplazando incluso el alcance que en su momento otros géneros – predecesores de este – tuvieron épocas atrás.

Ahora, para terminar de romper prejuicios vamos a contarte cómo es que el Blues también es pariente del reggaetón que tanto se ama u odia, cómo es que todo empezó con el Blues de la gente de color, obvio del precursor Muddy Waters y terminó como un producto millenial blancuzco que nos regalaron Justin Bieber y Luis Fonsi.

Iniciaremos recordando al máster , el que inició todo. Por allá de los años 50′, el Rhythm and blues todavía tenía esa resaca sonora de Blues por el ritmo atresillado.

Ustedes se preguntarán – o no – ¿Qué chingados es un tresillo? Bueno, para los que no son músicos, ahí les va la explicación aprovechando la fiebre pambolera: Recuerda a tu tío fan del fútbol, ese grito tan común de apoyo… “Mé-xi-co *clap, clap, clap* Mé-xi-co *clap, clap, clap* Mé-xi-co “ eso es un tresillo, o al menos así va el ritmo. Pero además del Blues, había otro género famoso por ese tresillo, también creado por la gente negra: El Jazz.

Se darán cuenta que el Jazz de Sinatra es más rápido, sin embargo aquí lo que nos interesa es el arreglo de fondo, ya empezamos a escuchar una orquesta, los metales salen a relucir y hay una gran cantidad de acordes usados. Pero aquí es donde inicia la mezcolanza, pues el Rhythm and Blues de Muddy Waters se encontró con el Jazz…

Así es, John Coltrane fue el primero en hacer una pieza de Jazz con la forma del Blues, es cuando inicia la tonada más oscura y tenue, hasta más sería, algo sombrío. Esto es Jazz-Blues, además se incorpora el VI7 , por eso ese tono dramático. Para los que no son músicos, el VI es un La bemol (VI) antes del Sol (V) pero lo que importa es que metieron algo que no era propio del género. Aquí inicia la mezcolanza musical.

Una canción que tiene la misma progresión de acordes es “The Thrill Is Gone”. Esta rola fue escrita por Roy Hawkins pero el estruendo empezó con la versión que sacó B.B. King hasta 1970.

Ahora que notamos como todo se estaba juntando, hasta la guitarra empieza a tomar protagonismo, pero es hora de hablar de quién llegó a descomponer todo, el que llegó a armar la revolución:

No, ojalá fuera el rey del pop pero aún es muy pronto para él, hablamos de Quincy Jones quién además de ser la mancuerna de Frank Sinatra, también tenía un bromance con Ray Charles – Obvio es broma, nomás eran compas -. Quincy, obvio con el toque de Sinatra, le comienza a producir discos a Charles, quién traía muy marcada la influencia de Muddy. Boom, otra mezcla. Escucha a continuación.

Sin embargo, aquí entra en acción un viejo conocido adueñándose de la rola:

 

Como el country ya estaba muriendo, era necesaria la reinvención. Es por eso que mucha gente decía que Elvis Presley tenía voz de negro… Estaba haciendo música que originalmente inició con los negros, pero creo que eso no es secreto. Hasta Billy Joel alguna vez comentó: “Sé que esto le va a molestar a mucha gente, pero (que se joda Elvis) Ray Charles es mucho más importante para la música que Elvis Presley”. Algo muy cierto pues Ray Charles continuó con el legado de Coltrane y Muddy Waters, juntando el Blues y el Jazz, y lo hizo algo popular. Sin Charles no habría Stevie Wonder, no habría Michael Jackson y no habría N Sync.

Pero regresemos un poco, finales de los 60′. El Blues alcanzó el máximo de popularidad con B.B. King quién estuvo influenciado por… ¿Adivinen quién? Sí, Ray Charles y como todo lo que sube, tiene que bajar, el Blues comenzó a morir. Así que había que hacer algo para que no se muriera… Pero qué podrían hacer los músicos negros para innovar, ¿Cambiarse de género? ¿Dedicarse a otra cosa? Pues, no, lo que hicieron fue cambiarle el nombre… Sí y por increíble que parezca les funcionó, dejó de llamarse Blues para llamarse Soul. Esto es muy gracioso porque ya se llamaba así antes de ser Blues. Los cantos del alma o soul music. Los lamentos de los esclavos negros en el Deep South.

Entonces aparece un banda que muy pocos conocen pero que todos han escuchado. Nos referimos a Tower of Power, los reyes del Soul en los 70′.

¿Verdad que sí? Aquí otra rola para que termines de recordar.

Aaaah, esta ya me suena más. Pero para estar seguros, ahí te va el hitazo.

Rolón, pero esto no fue plagio. Los mismísimos Tower of Power grabaron con el Sol de méxico. Échale otra palomita a mi LuiMi. Y aquí es donde retomamos el tema, notamos que aquel tresillo ha desaparecido pero se mantiene la orquesta  y los metales están muy presentes. Esto continúa con otro exponente de los 70′ y su esposa que después fue referente del movimiento feminista. Nos referimos a Ike & Tina Turner.

Todo comienza a tomar forma. Los metales están presentes pero no son Jazz, la guitarra igual está marcada pero está en ese sí es pero no es Blues y tampoco es Rock pues para ese entonces Joan Jett se encargaba de poner el género en alto. Aquí lo que importa es que Ike & Tina Turner crearon el sonido del cual salieron artistas como The Temptations, Stevie Wonder, Marvin Gaye y el que resalta entre todos, nos referimos a este sujeto:

Sí, ahora sí nos referimos al Rey del Pop, Michael Jackson. No hace falta explicar que sin una estrella del calibre de Jackson no existirían ni Bruno Mars, ni Ariana Grande, ni Destiny’s Child, ni la mayoría de los artistas pop que conocemos ahora. Sin embargo antes de seguir con esto, pongamos la mirada nuevamente en Quincy Jones, él es el genio que al darse cuenta que el Soul estaba muriendo revivió el R&B. Y ahora nos damos cuenta que la industria musical es un chiste, ya no era Soul, tampoco Rhythm and Blues, ahora se llamaba R&B.

Si escuchamos a Michael con detenimiento nos daremos cuenta que en él ya no queda nada de Blues, ya no hay metales, ya no hay tresillo. Lo que sí hay es una guitarra donde podemos escuchar el espíritu de Muddy Waters. Ahí mismo también está B.B. King.

Ahí están Willie Dixon y Chuck Berry. También están Sinatra y Ray Charles. Sobre todo, también estaba Quincy Jones, pues él era Sinatra, Charles y estaba siendo Jackson. El rey del pop sigue sonando a ellos porque de las influencias de ellos rescato la escala pentatónica, esa que sólo necesita dos dedos para tocarse, para que lo entiendas mejor acá un ejemplo:

Esta escala pentatónica continúa hasta el 2000. El Blues de los 60′ sigue vivo en el pop que escuchamos actualmente, ese que le decimos que carece de valor y es tan infravalorado por muchos, aquel pop que necesita más amor y cariño. Sin duda la música es un lenguaje universal que no ha unido por mucho tiempo y cómo te estás dando cuenta, TODA la música está conectada.

Ahora, ya en la actualidad podemos seguir escuchando el legado de Michael Jackson a través de Justin Timberlake, aquel que muchos criticaron por ser elegido para presentar el espectaculo del Super Bowl. En Justin podemos escuchar a Stevie Wonder, a Tower of Power y como ya mencionamos, a Michael Jackson.

Y así como algunos intentan mantener ese legado en alto, otros – exponentes del R&B en la actualidad – se dedican a revivir el tresillo del Blues que mostramos al principio. Escucha a continuación.

Y también están otros que reviven la presencia de los metales en la orquesta. Al final nos damos cuenta que todo el Pop es realmente Rhythm and Blues. Escucha.

Y obviamente si hablamos de Beyoncé, hablamos de Ariana Grande quién, a su vez, también retoma  cosas de Mariah Carey. Quién le agarró una que otra cosa a mi querido Luis Miguel – No es cierto -, o sea, Tower Of Power quienes son Ray Charles, y este último es Waters y Sinatra… Y así podemos ir subiendo: W.C. Handy, el negrito que tomó el ragtime y lo tocó en forma de Blues. O sea, el que se inventó el Pop.

Ya para finalizar escuchemos esta rola con mucha atención, pon atención al ritmo:

Ya es obvio como recae todo a Justin Bieber, pues en él escuchamos a Timberlake, a Jackson, a Stevie Wonder, pero lo más importante… ¿Ya checaron el ritmo? Así es… “Mé-xi-co *clap, clap, clap* Mé-xi-co *clap, clap, clap* Mé-xi-co” encontramos a nuestro querido tresillo dando forma al reggaetón – que ya llevaba su tiempo en el mercado – pero no fue hasta que Bieber se puso espléndido y decidió “Innovar” que este movimiento tomó su brutalidad.

Acá inició la gentrificación de un género latino, después de “Sorry”, comenzó el boom del reggaetón en el Pop. El reggaetón ya no era un puertorriqueño o un panameño rapeando en una línea de reggae – Nos referimos al pionero, El General -, ahora era una empresa, un producto que terminó desembocando en lo que ahora conocemos como “Despacito”.

El tresillo clásico del Blues está vivo en el reggaetón, claro esta no es una regla para todas las rolas pues algunas van a cuatro acordes, pero el punto es que no distan de la “complejidad”. Así que ahora lo sabes, cuando te digan que el reggaetón no tiene calidad musical será un golpe al espejo pues la mayoría de las rolas que conocemos ahora son parte de lo mismo. ¿No nos crees? No te vayas lejos, acá unos ejemplos de cuatro acordes.

Todo esto se lo debemos a un tuitero llamado Will, quien se tomó la molestia de explicarnos un poco de la universalidad de la música y su relación. Así que vayan a darle las gracias. Acá el link de su Twitter.