El regreso de la cumbia psicodélica: entrevista Chicha Libre

Música 09/01/2020

author:

El regreso de la cumbia psicodélica: entrevista Chicha Libre

En agosto de 2014, apenas unas semanas antes de que Animal Collective lanzara su infravalorado “Centipede Hz”, la revista Spin se dio a la tarea de armar una especie de enciclopedia de todas aquellas influencias que el grupo había encapsulado en aquel disco y, acaso, en toda su carrera hasta ese momento. Entre los primeros demos de Ariel Pink, los sintetizadores de John Maus, las películas de John Carpenter, el horror de Roger Corman y hasta los beats de J Dilla se encontraba “Linda Muñequita”, una canción de Los Hijos del Sol que sirvió como punto de partida directo para “Father’s Time”, una de las mejores canciones que hay en aquel disco.

La canción de Los Hijos del Sol, un tesoro cuya vigencia permanece latente hasta la fecha, llegó a oídos del mundo gracias a “The Roots Of Chicha: Psychedelic Cumbias From Peru” en 2007, una compilación editada por Barbés Records, disquera que se describe oficialmente como “dedicada a la documentación de la música impura e híbridos idiosincráticos” y que incluía una poderosa colección de canciones que exploraba la chicha, ese género amazónico del Perú con rastros de rock, psicodelia, cumbia y muchas otras cosas más.

Detrás de Barbés Records está Olivier Conan quien, inspirado por su exhausta investigación de la chicha peruana, le dio vida a Chicha Libre, un grupo multicultural que no solo rinde homenaje al género y su influencia, sino que además ha sabido construir una carrera a partir de su propia valentía al momento de componer. Si “Father’s Time” de Animal Collective es prueba de la influencia de la chicha en el mundo, entonces Chicha Libre es la muestra viviente del amor por ella.

Con tan solo un par de discos y un EP, Chicha Libre se ha convertido en uno de esos grupos que gozan de un culto especial. “Cuatro Tigres”, su última producción, vio la luz en 2013 y, a seis años de su pausa indefinida, regresaron a México para presentarse en vivo como parte de su retorno definitivo. “He estado viviendo en Francia los últimos dos años y no he tocado en varios años con la banda, así que es algo como un ‘nuevo inicio’ y la Ciudad de México es uno de los lugares más importantes del mundo”, dice Olivier sobre el regreso del grupo. “Es uno de los lugares en donde la gente entiende lo que hacemos”.

Y no es sorpresa, México es un país que comparte mucho de lo que construye la esencia de Chicha Libre. Conan lo sabe a la perfección: “No es cumbia pura o rock puro, no es nada puro, es nuestra versión de la cumbia psicodélica y es algo que las audiencias mexicanas han escuchado ya por mucho tiempo: desde Rigo Tovar hasta Sonido Gallo Negro. Las personas entienden ese lado de la música y para mí es muy importante poder volver a empezar de nuevo en la Ciudad de México.”. El resultado fue un concierto memorable que marcó el inicio de una nueva época en la carrera de Chicha Libre.

 

“Justamente acabamos de grabar algo, no sé cuándo o cómo vaya a salir pero el hecho de volver a grabar juntos es muy importante. De hecho grabamos aquí en la CDMX con Son Rompe Pera, es una versión de “Tequila” pero más extraña y más divertida”, dice Conan cuando habla sobre esta nueva etapa del grupo. “Probablemente salga como un sencillo, después empecemos a hacer más grabaciones y eventualmente tengamos un disco nuevo. Seguramente primero pasará un año antes de que algo en verdad suceda, pero todo está en su lugar”. 

Olivier es un tipo dedicado a su pasión y Barbés es la clara muestra de ello. Bajo su manto no solo se han editado dos volúmenes de “The Roots of Chicha”, sino que le ha brindado espacio a leyendas del género para llegar a oídos contemporáneos. Grupos como Juaneco y su Combo y Los Wembler’s de Iquitos conviven con una nueva generación que aprendió de ellos en un catálogo que es todo menos rígido. Explorar la discografía de Barbés es entrar a un mundo de música interesante, llena de historia y con detalles que permanecen vigentes al día de hoy.

“ (Barbés Records) Sigue en pie y de hecho lanzamos el nuevo disco de los Wembler’s de Iquitos. Se llama “Visión del Ayahuasca”, fue producido por mí y todas son canciones nuevas, es un disco muy especial porque celebra sus 50 años. También editamos el nuevo disco de Chico Trujillo, con quienes he trabajado más de diez años. El año pasado edité el disco de El Bloque Depresivo y antes el de una banda que se llama Miramar, que es de boleros puertorriqueños, una cosa hermosa con un cuarteto de cuerdas y cantos en armonía.” Las sorpresas en el catálogo de la disquera son tantas, que hace falta tiempo para poder apreciarlas todas. Su futuro, afortunadamente, es prometedor:

“También quiero regresar a editar compilaciones pero no he tenido tiempo, así que voy a empezar a trabajar en eso en 2020. Ya no serán de chicha porque todo mundo está haciendo compilaciones de chicha, el mundo ya conoce esa música muy bien. Quiero hacer una de carimbó pero Analog Africa acaba de sacar una, así que todavía no me decido del todo. También quiero lanzar música de Ecuador que no es un lugar muy explorado. Hay algunos héroes de culto que son conocidos como Polibio Mayorga que es uno de los grandes, pero hay algunas cosas más eléctricas dentro del sanjuanito ecuatoriano que son muy emocionantes. Hay muchas cosas, pero voy a seguir enfocándome a Sudamérica”. Si la historia de la música regional latinoamericana tiene una gran exposición en estos últimos años, él es uno de los responsables.

 

Su amor por estos sonidos va más allá de brindarles un espacio para ser escuchados. Se trata de un goce personal, una pasión que siempre está latente. Cuando Conan habla sobre la música que escucha es claro que lo hace con un amor genuino: “Escucho mucha música en vivo porque produzco demasiados conciertos y eso es lo que más me gusta, amo los discos pero cuando escuchas algo en vivo es especial. He estado escuchando cosas más folky como Betsayda Machado que es una cantante afrovenezolana increíble, con mucha energía, una voz impresionante y una cosa polirrítimica muy extraña en el fondo. Es muy, muy buena. Una de las últimas bandas que escuché es una banda japonesa de afrobeat que se llama Ajate, ellos mezclan el canto clásico japonés con ritmos de afrobeat, todo con instrumentos de bambú, está muy bien. He escuchado mucho bullerengue también, mucho Meridian Brothers porque su música nunca es suficiente y son una de mis bandas favoritas en el mundo”. 

Todo ello lo ha llevado a convertirse en un guerrillero de sonidos que le hacen frente a la dominación occidental y que cuentan con una tradición milenaria en comparación. “Amo tener un sello discográfico y cuando amo algo quiero que todo el mundo lo conozca, no me importa si es algo comercial o no. Algo así estoy haciendo en vivo en la Casa de Ópera de Lyon, he llevado algunos músicos allá, muchos africanos (de Argelia y Marruecos principalmente) porque en Francia África es una influencia musical muy grande. Básicamente lo que he hecho en los últimos años es tratar de “democratizar” la institución”. Hace falta escarbar un poco para darse cuenta que lo ha logrado y hace falta escucharlo hablar para caer en cuenta que su misión no ha terminado.

 

Han sido muchos los años en los que Conan ha pasado descubriendo estos sonidos, tantos que se le puede considerar una autoridad para hablar sobre su evolución en un mundo tan inmediato como el actual. “Creo que el mundo ha cambiado mucho musicalmente, sobretodo en Latinoamérica. Creo también que la chicha ha sido una influencia fuerte en una nueva generación de músicos que estaban más interesados en el rock y que no les gustaba tanto la música de sus papás. Principalmente en Argentina, Chile, Colombia y México, en donde la gente escuchaba más rock y que son países que tienen una fuerte historia de música tropical. La chica es como el eslabón perdido entre esos dos mundos. Cuando escuchas a Los Destellos o a ese tipo de grupos, te das cuenta de que hacían cosas muy locas con sintetizadores y guitarras eléctricas, eran como bandas de rock pero con elementos tropicales. Creo que esta generación está descubriéndolos y muchas cosas interesantes están sucediendo gracias a eso”. 

También tiene muy claro el panorama político actual y lo absurdo que luce desde el punto de vista cultural: “Es una conexión muy fuerte del “mundo latino” y Estados unidos es una parte importante de ese mundo, aunque Trump no se dé cuenta de eso. Nueva York y L.A. son ciudades muy latinas, entre la salsa y la música chicana hay un ADN que es muy fuerte en la cultura americana. Incluso antes de eso, Nueva Orleans tiene una influencia latina muy fuerte, la clave es el corazón de toda la música de Nueva Orleans y eso fue antes de la salsa. También estuvo la música cubana al final del siglo XVIII.” 

“En el corazón de la música de Estados Unidos está África y las reinvenciones latinoamericanas de la música africana. Es todo una mezcla. Realmente creo que Norteamérica es parte de Latinoamérica tanto como es parte de Europa, esa tensión es super interesante y produce mucha buena cultura. Creo que estamos de alguna forma también dentro de eso, así como lo están las personas de Bogotá o de la Ciudad de México”. 

La escuela de Conan es similar a la de David Byrne, Ry Cooder o Marc Ribot hace algunas décadas. Se trata de revalorar la historia de regiones como América Latina desde una perspectiva occidental como un conjunto de lugares en donde cada uno de ellos ha contribuido de manera importante para definir todos los sonidos que son un éxito en la actualidad. Se trata de voltear hacia atrás para apreciar mejor, de dar luz a los héroes olvidados y de documentar para poder atesorar. La carrera de Conan en la industria musical es tan emocionante como extensa y, para México, solo tiene una petición:

“Quiero pasar el mayor tiempo posible en México, así que por favor anótenlo e invítenos a tocar. De verdad creo que México es el mejor lugar en el que podemos tocar. No quiero tocar en Norteamérica por ahora, es decir, sí quiero porque creo que es importante hacer resistencia con música que no es ‘anglo’ o de ‘cultura americana’, pero estoy muy perturbado por lo que está pasando allá y en Europa y en Colombia y en Brasil. Está muy mal. Pero de verdad quiero venir a México y pasar el mayor tiempo posible aquí, así que díganle a todos sus amigos que nos inviten, en una de esas hasta grabamos nuestro nuevo disco aquí”.

 

Por Joan Escutia

¡Síguenos en Facebook y gana boletos para conciertos y festivales!