Música nueva: los 7 lanzamientos Freim de la semana: 005

Música 28/02/2018

author:

Música nueva: los 7 lanzamientos Freim de la semana: 005

Tener música nueva que nos haga sentir, pensar y bailar es una de las mejores sensaciones en esta vida. Encontrar discos nuevos con los cuales emocionarnos conforme avanza el año es uno de nuestros deportes favoritos, y esta última semana del año se va poniendo muchísimo mejor, ya que hay varias y variadas, sobre todo en el plano femenino.

Desde el pop y la canción popular mexicana, pasando por el dance hall traposo ibérico, hasta llegar a la abstracción de altos vuelos y más allá, la música nueva de esta semana nos deja un gran sabor de boca.

Así que aquí en el refri hay música nueva: sírvanse, disfruten y propongan los suyos, esta es su selección.

1. Mint Field-Pasar de las luces (Innovative Leisure)

El segundo opus de esta joven banda tijuanense es una de las grandes sorpresas del año en el plano nacional, debido a los vuelos que alcanza. Si bien su primer EP de hace casi tres años, -el hermoso y refrescante Primeras Salidas (2015)- fue un gran banderazo de salida, aquí  Estrella Sanchez y Amor Amezcua dan un salto cuántico sin temor a evidenciar sus gustos e influencias (el dream pop y el shoeagaze imperan cabrón), imprimiendo una personalidad y madurez inusuales en las bandas de nuevo cuño.

Trece cortes hermosos, nostálgicos, espaciados y de ensueño. Un disco sumamente emotivo que estamos seguros va a escalar duro en el gusto de la gente, y que muy probablemente se colará con creces en lo mejor del año que corre. Así de chingón.

2. GusGus – Lies Are More Flexible (No Paper Records)

Resulta curioso ver que tras una carrera de más de dos décadas, los islandeses Gus Gus han sabido envejecer con discreción y decoro, ante un panorama electrónico que todo lo devora y que siempre exige moverse al vertiginoso pulso del beat en boga.

Si bien el combo de Reykjavík lleva más de diez años sin hacer un disco que supere los alcances logrados durante sus mejores años (Polydistortion y This is Normal), lo cierto es que Gus Gus son de esas pocas agrupaciones que aún tienen el sentido de armar canciones inteligentes, sabrosas, con una estructura y configuración de elementos justos y precisos.

En el caso de éste su último disco, esos años de elegancia y sobriedad se perciben aún más y se agradece la contundencia, finura y brevedad con las que está articulado el disco, el cual puede funcionar tanto para los amantes clásicos del synth pop y el house más sensual, como para los curiosos de la electrónica más importante de mediados de los noventa y cómo su vigencia no atiende modas ni se toma la prisa de las concesiones trend. Gran disco.

3. Young Echo-Young Echo

Tuvieron que pasar cinco años para tener música nueva de ese monstruo de once cabezas que es Young Echo, quienes ostentan con dignidad ese mote de ser algo así como “el nuevo Massive Attack” (guardadas proporciones), compartiendo oscuridad, elegancia y origen geográfico (Bristol, Inglaterra).

En este aparente larguísima duración (24 cortes en vinil doble, casi todos de corta duración), el ambient encuentra momentos de suma potencia y brumosidad rapera, con un misticismo y filo mental de altísimos vuelos. Diverso en sus linderos, sin ser un collage o batiburrillo multiestilístico.

El segundo disco de Young Echo tiene a bien llevar un nombre homónimo y no tener mayores artilugios alrededor más que su poderío, en donde el bass y los broken beats son precisos y elegantes. Se perciben esos cuatro años de trabajo y distancia para que las obras cobren su justo momento. Se escucha cómo Young Echo es una de las agrupaciones más importantes de los últimos diez años.  

4.Bad Gyal-Worldwide Angel

La catalana Bad Gyal, una de las voces más diferenciadas de la movida trap-reggaetón youtubera de España, ha vuelto con un trabajo compuesto de nueve tracks, que puede desconcertar a un par de sus fans más aguerridos ante una primera escucha, escondiendo sus nuevos trucos en un matiz más desgarbada y en cierto modo intencionado.

Sin embargo, esto anterior es sólo una apuesta por algo que podría ponerse más interesante en lo sucesivo, en buena medida porque se percibe que la autora de “Jacaranda” quiere armarse de más contundencia estilística y salir del círculo de confort en el cayó gracias a la coyuntura del momento, sin perder su frescura que la dio a conocer hace algunos años.

Worldwide Angel es eso que uno se espera, equilibrando una apuesta que más bien es discreta a momentos y a empellones en los casos menos afortunados. Sin embargo, los momentos más duros en el bass y el cotorreo culo-corazón están en su mejor momento, siguiendo el espíritu del momento. Un trabajo bien ejecutado, que puede verse como un gran puente hacia algo mayor… o la puerta al olvido, que tampoco está mal. Habrá que ver.

5. Blood Orange-Black History (single)

Una de las cosas más maravillosas del pop es que cada tanto reconfigura de sus cenizas a un geniecillo que crece a pasos agigantados, y cuando menos nos damos cuenta ya es una de las grandes figuras de sus tiempos. Eso es lo que sucede con el enorme Devonté Hynes, quien en tan sólo siete años se ha forjado una reputación brutal, como un músico completo, de amplio rango estilístico, discurso y personalidades bien sólidas, además de un genio para componer rolas entrañables.

Si bien las dos canciones recientes que conforman el sencillo Black History se perciben más como detalles y statements identitarios que como pistas del nuevo rumbo sonoro de Blood Orange -mismo que daría continuidad al gran Freetown Sound de 2016-, esto no demerita esa mezcla entre abstracción, búsqueda genuina y estilo inigualable. Afortunadamente parece que hay Blood Orange de calidad para rato. Que así sea.

6. Poliça and Stargaze – Music For The Long Emergency (Transgressive Records)

¿Qué sucede cuando la música clásica se encuentra con el pop indie europeo más underground? Seguramente un trabajo colaborativo raro pero con momentos muy bien logrados, como este bello disco en donde la banda de synth pop de Minneapolis, Poliça, y la orquesta berlinesa Stargaze se unieron para darle vida a este disco variopinto, breve (siete cortes), que a ratos no puede evitar caer en el post rock no intencionado, en los adornos sobrados y la pérdida de brújula, pero que justo en esos disloques surge una belleza descontrolada que atrapa.

Si bien puede desenfocar y pasar desapercibido a primeras de oídas, los linderos que alcanza este disco cuando se le pone suficiente disposición a la escucha recompensan con creces. Cosa buena.

7. Natalia Lafourcade-Musas Vol. 2 (Sony)

Al pasar de los años, y pese a todo lo insoportable que pueda ser el manejo mediático de su imagen y carrera, Natalia Lafourcade se ha ganado con sudor y lágrimas el lugar que hoy ostenta como una de las voces jóvenes más importantes de México. Sin más.

Dieciséis años han pasado ya, en los que Lafourcade ha pasado del pop infantil jocosito a un manejo de su estilo bastante interesante, llegando a donde sus antecesoras, léase Ely Guerra o Julieta Venegas, no llegaron.

El segundo disco de Musas, dedicado al folclor latinoamericano, es crucial en la carrera de Lafourcade por varios frentes. Por un lado representa la reiteración de la cosecha lograda hace un año, tras haber pegado con tubo con su obra cumbre Desde la Raíz (2015).

Este trabajo nuevo se siente ya levemente afectado, en un punto limítroge en donde Natalia Lafourcade se puede dar las licencias creativas que desee, convirtiéndose ya sea en una Eugenia León de nuestros tiempos (¡ay!), o bien seguir una exploración bajo sus propios linderos creativos labrados desde su origen, el cual si bien ha venido echando mano de la música del cono Sur, puede dar otro disco enorme; uno menos complaciente y con mayor fuerza.

¡Síguenos en Facebook y gana boletos para conciertos y festivales!