El chillwave a todo lo que da en Outer Peace de Toro y Moi

Música 21/01/2019

El chillwave a todo lo que da en Outer Peace de Toro y Moi

Fue en 2017 cuando Chazwick Bradley Bundick, la mente maestra detrás de Toro y Moi nos sorprendía con el lanzamiento de Boo Boo, su quinto álbum de estudio. Después de pasar encerrado un rato en el estudio, este 2019 nos regala Outer Peace, un material excepcional y lleno de mucha iridiscent vibe.

Un chillwave hipnotizante con tintes vintage y sintetizadores armoniosos se apoderan de esta entrega, de inicio a fin.

Vibes iridiscentes, sintetizadores retros, pop electrónico. Eso define el sonido de Toro y Moi en Outer Peace

Es bien sabido que Chaz Bear ha estado dándole a la música por sí mismo desde el 2008, y a pesar de estos años, sigue siendo fan de experimentar con su esencia. De repente encontramos hasta psicodelia, algo bastante arriesgado pero a la vez grato.

El álbum da comienzo con “Fading”, un tema con una base animada a la que pronto se le unen unos sintes suaves y los coros de Chaz, esto da paso a “Ordinary Pleasure”, uno de los tracks que ya habían sido revelados a finales del año pasado. Con notas un tanto tropicales, y un bajo más funk, el tema tiene la capacidad de poner en un buen mood a cualquiera.

“Laws of the Universe” es probablemente una de las favoritas de esta compilación musical, y en gran parte es gracias a su intro que por un par de segundos nos recuerda a “Night Fever” de Bee Gees y a los gloriosos años en los que la música disco reinaba.

Ya hemos mencionado muchas veces que estamos viviendo un nuevo revival de lo retro y este track es la prueba infalible.

Outer Peace cuenta con colaboraciones excelentes que se homogeneizan a la perfección con la linea sonora del mismo, una de esas es “Miss Me”, de la mano de ABRA. Una voz femenina, sedosa y poderosa se apropia de las vocales y la composición musical es ligera, pacifica pero electrificante. Estos dos elementos se fusionan y nos da como resultado un tema cargado de sensualidad.

El lo-fi que encontramos en “New House” nos remonta a los inicios de Toro y Moi. Nada mal para un sujeto con gafas de pasta que surgió cuando la música todavía se distribuía en cassettes y la transición de esto a Soundcloud o BandCamp comenzaba a darse. ¿Por qué mencionar esto? Lo hacemos pues claro que esto tuvo alto impacto en la forma en la que Chaz ve la música y más importante aún, en la manera en la que la crea.

Este tema y “Baby Drive It Down for Me” podrán sonar lentos, pero son una pausa agradable para dar paso a “Freelance”. De nuevo el bajo se corona como uno de los instrumentos más impecables y rítmicos, un juego con los controladores y teclados, hasta efectos en la voz, lo vuelven poderoso y divertido.

“Who Am I” juega con grabaciones de otras voces y nos recuerda un poco a “Desirée” de Blood Orange, luego el track comienza de verdad con sonidos que nos remontan al house dance de hace décadas, con guiños al voguing.

Este disco llega a su fin con dos colaboraciones: “Monte Carlo” con WET y “50-50” con Instupendo.

La primera de ellas tiene notas ligeras de trap, casi imperceptibles pero que dejan un agradable sabor de boca, se vuelve ligera conforme se acerca al final. La última es aún más tranquila, nos envuelve en esa atmósfera casi cósmica a la que Toro y Moi nos tiene bastante bien acostumbrados.

No sabemos si logrará hacerse de un puesto entre los mejores discos del 2019, pues es muy pronto para saberlo. Pero sí estamos seguros de que se trataba de una de las entregas más esperadas del año y que el 2019 será un año ambicioso en la música.

El arte del cover del disco define y representa a la claridad el sonido de Toro y Moi no solo en esta entrega, en toda su carrera. Una trayectoria quizás no tan larga pero que ha sido consistente sin duda alguna.