“An Object” punk de probeta de No Age

No-Age-An-Object

por: J. Ismael Canales 

Imaginemos que somos químicos, bueno, para los que están estudiando o estudiaron química les será más sencillo imaginemos que conocemos todos los elementos de la tabla y estamos dispuestos a crear algo, (aún no sabemos qué)  quizá un gas, un líquido o una aleación de diversos materiales para tener un sólido.

Entramos al laboratorio con los elementos que utilizaremos en matraces y probetas y nos disponemos a mezclar, de una manera arriesgada, para obtener resultados que pueden ser una completa innovación o un gran desperdicio de tiempo.

Cambiemos el ambiente frío y calculador de un laboratorio, por la calidez y energía de un estudio de grabación, en vez de matraces con substancias tendremos acordes, rasgueos, golpes de batería, sonidos atmosféricos psicodélicos/abstractos y un efecto de tracks grabados en un viejo casete, y obtendremos “An Object” el nuevo álbum de Randy Randall y Dean Allen Spout, mejor conocidos como No Age.

Conocemos el estilo de los californianos, punk que no suena a punkpunk que cambia las guitarras rasposas y crudas por distorsiones que le dan un toque retro y garaje. En esta producción, el dúo apuesta más por la experimentación, el álbum comienza con una dulce introducción de cuerdas interrumpida por una energética guitarra y una batería marcando el ritmo, aún podemos alcanzar a escuchar de fondo ese dulce círculo de entrada durante el resto del tema inaugural ‘No Ground’

Un bajo distorsionado anuncia el corte número dos, ‘I won’t be your generator’ suena como grabada en un viejo bar, un riff se mantiene sonando al fondo mientras que una guitarra construye un muro de sonido que sólo es superado por la voz. La energía vuelve con ‘C’mon, Stimmung’ una pieza veloz, sin grandes efectos, honesta y descarada. La velocidad se reduce un poco en ‘Defector Ed’, escuchamos unas percusiones realizadas aparentemente por una guitarra en palm mute y una batería que sólo utiliza bombo y contras, dándole un toque muy peculiar al tema.

A mitad del álbum llega ‘An Impression’, un track que rompe completamente la línea de lo que habíamos escuchado, integrando percusiones algo obscuras que nos recuerdan al sonido característico de la música hindú y que contrastan con los melodiosos riffs de la guitarra y los violines que se suman al final de la pista, una agradable sorpresa, diferente a lo que Randy y Dean nos tienen acostumbrados.

En ‘Lock Box’ la batería es muy experimental, suena a la vez electrónica y a la vez con un sonido hueco y con unos pegajosos riffs acompañándola, mientras que en ‘Running From A-Go-Go’ el protagonista es la atmósfera llena de sonidos que van sucediéndose a la vez que se fusionan con la melodía de la voz, a este tema le sigue un pequeño intermedio de poco menos de un minuto llamado ‘My Hands, Birch And Steel‘ que suena a una versión tétrica de un canto de iglesia, nos envuelve en ese ambiente.

Para cerrar al álbum ‘Circling With Dizzy’ recupera la esencia con la que inicia el álbum, la guitarra energética, encargándose de todo y la batería manteniéndose alerta, llevando tranquilamente la canción hasta el final, ‘A Ceiling Dreams Of A Floor’ es un tema saturado de sonidos ambientales, vientos, atmósferas que nos recuerdan al sonido de las olas de mar, estática que se pierde y una melodía vocal que va en un ligero in crescendo. ‘Commerce, Comment, Commerce’ cierra la breve placa (de tan solo 30 minutos) con una música oscura que va creciendo y conforme lo hace va sonado cada vez más nítida, acompañada por violines y efectos de guitarra que generan un trance muy agradable.

Después de su exitoso “Everything In Between”, nos encontramos con un No Age más maduro, con melodías más sólidas y estables pero a la vez con una experimentación de integrar nuevos elementos a sus temas, lo que nos da un resultado que podemos o considerar evolutivo o nos puede sonar un poco plano, pero un experimento que, sin lugar a dudas, debemos darle una oportunidad de invadir nuestros oídos.

Compártenos tu opinión:

share on: