Arcade Fire y yo en Vive Latino 2014 #XVL14

AF Freim

Por: J. Ismael Canales | @YoSoyIsmael

NOTA: Esta es la subjetiva y emotiva crónica de un fan viendo en primera fila a una de sus bandas favoritas.

 

Ahí estaba yo, recargado en la valla, en primera fila, con más de 50 mil almas a mi espalda, contando los minutos, impaciente, emocionado, la música es mi gran pasión y era momento de finalmente ver en vivo a uno de sus más grandes representantes.

Con la mirada perdida en el tiempo me asaltó la imagen del hombre espejo, las luces chocaban en él y se esparcían a cientos de lugares, como un Reflektor… en medio del espectáculo visual, Arcade Fire se apoderó del escenario y ahí fue cuando todo inició.

Trapped in a prism, in a prism of light
Alone in the darkness, darkness of white
We fell in love, alone on a stage
In the reflective age

Los canadienses en vivo son extraordinarios, crearon un banquete auditivo con ’Flashbulb Eyes’, ‘Power Out’, ‘Rebelion (Lies)’ y ‘Joan Of Arc’ haciendo que olvidáramos todo en un momento intimo y explosivo.

Se creó un pequeño inter, donde los violines fueron protagonistas, sonando expectantes, misteriosos, pacientes y a la vez desesperados, fuertes y tranquilos, crearon la atmósfera de una duda que se disipó con las primeras notas del piano de ‘The Suburbs’ y el escalofrío inevitable.

In the suburbs I
I learned to drive
And you told me we’d never survive
Grab your mother’s keys we’re leavin’

¿Dónde estabas hace cuatro años? ¿Qué sentías? ¿Eras feliz? Recordé mi yo de cuatro anuarios atrás, de vida compartida, de felicidad aparente y a la vez de madurez inmadura y sueños nulos, ¿qué habré estado haciendo la primera vez que escuché ‘The Suburbs’? ¿qué ha cambiado en este tiempo? Inevitablemente las respuestas a todas las interrogantes aparecieron en forma de ojos enrojecidos al borde del llanto…

Sometimes I can’t believe it
I’m movin’ past the feeling
Sometimes I can’t believe it
I’m movin’ past the feeling again

…y una sonrisa que hizo darme cuenta que todas las cosas ocurridas en cuatro, diez o veinticuatro años, conspiraron para que llegara este momento.

Lee también:  ¡Por fin! The Jesus and Mary Chain anuncian su primer disco en 18 años

El impasse melancólico se rompió con la potencia de ‘Ready To Start’ y la bella ’Tunnels’ para llegar a un instante donde no habían autos, no habían carreteras, no habían caminos, había gente coreando ‘No Cars Go’, estaba yo saltando, siendo seducido por el acordeón, el violín y los demás instrumentos, habíamos miles hermanados en ritmo y voz, en danzas y saltos, disfrutando ese tema, uno de mis favoritos de siempre.

We know a place where no planes go
We know a place where no ships go
Hey!
No cars go

Después de cantar ‘Haiti’ Régine Chassagne dejó la batería y volvió a posarse frente al teclado, a pocos metros de donde me encontraba con mis amigos y ‘Afterlife’ comenzó a sonar

Afterlife, oh my God, what an awful word
After all the breath and the dirt
And the fires that burn

dirigía sus hermosos ojos hacia nosotros constantemente, como lo hizo antes en ‘Power Out’

I’ve gotta know
Can we work it out?
Let’s scream and shout ’till we work it out
If you scream and shout ’till we work it out?

But you say
Oh, when love is gone
Where does it go?

…con cada cuestionamiento ella volteaba y hacía un ademán de duda, intercalaba tocar el piano, sonreír y vernos, a ese trío de locos apasionados que cantábamos cada letra de cada canción como queriendo que el momento no terminara nunca. De pronto en una instante breve que no se borrará jamás, Régine colocó su puño sobre su pecho, nos miró fijamente, sonrió, extendió el brazo hacia nosotros y abrió la mano mientras que en sus labios se leyó un “I love you”… fue un momento mágico, único e increíble.

Is this the afterlife?
It’s just an afterlife, with you

‘Sprawl II’ enamoró y después de un extraño inter donde media banda hizo un playback a Mikel Erentxun, AF volvió para tocar la potente ‘Normal Person’ e iniciar una fiesta con millones de papeles multicolor en ‘Here Comes The Night Time’, preparándonos para el gran final: ‘Wake Up’

Lee también:  “Avengers: Infinity War” podría ser el suceso más ambicioso de Marvel

‘Wake Up’ es la parte más oscura de mi vida, es el adolescente sin rumbo, la soledad infinita, la identidad perdida, el dolor insoportable, la muerte de un viejo yo y un renacimiento, fue la primera vez que una canción me arropó y la hice mía, fui yo, soy yo y seré yo, siempre.

Somethin’ filled up
My heart with nothin’
Someone told me not to cry

Now that I’m older
My heart’s colder
And I can see that it’s a lie

Children wake up
Hold your mistakes up
Before they turn the summer into dust

now children don’t grow up
Our bodies get bigger
But our hearts get torn up

We’re just a million
Little God’s willin’ rainstorms
Turnin’ every good thing to rust

I guess we’ll just have to adjust

Y la voz se acababa en cánticos, los recuerdos caían líquidamente de mis ojos, un nostálgico nudo en la garganta por momentos me impedía cantar, mientras que apretaba el puño en alto y dejaba que las notas me consumieran, que me ahogaran, que volvieran a mi, en una catarsis purificadora, donde todo el peso de la vida desapareció… una cura auditiva.

With my lighnin’ bolts a glowin’
I can see where I am goin’
With my lighnin’ bolts a glowin’
I can see where I am go, goin’

You’d better look out below!

Y en un instante todo llegó a su fin, en medio de despedidas y aplausos. El show donde convivieron las lagrimas con el baile, la reflexión y la felicidad, un shock inolvidable, un relato increíble de un “I Love You” inesperado, el cuento perfecto de un melómano, mi historia con la banda que cambió mi vida, mi historia con Arcade Fire.

 

Compártenos tu opinión:

share on: