Chile y Los Tres invadieron el Teatro Metropolitan

33

Fotos cortesía de José Jorge Carreón

 

Miércoles por la noche, mitad de semana, la gente camina por las calles o aborda el transporte público en su mayoría con dirección a su hogar. En sus rostros se observa el anhelo de querer que llegue el viernes para poder divertirse o tener la oportunidad de descansar el cuerpo después de una semana laboral exhausta. En cambio otros tenían una dirección diferente, una dirección que les traería recuerdos de juventud con canciones que probablemente sirvieron para conquistar a su actual pareja o bien, sirvieron de diversión en noches de borrachera con sus viejos amigos.

La dirección a la que debían llegar esas personas era el Teatro Metropolitan, donde los encargados en traer esos recuerdos sería la banda chilena Los Tres. La velada se presentaba cálida, la gente – en su mayoría señores treintones – entraba al lugar llena de sonrisas porque sabia que, por un lapso de tiempo, tendrían la oportunidad de despejarse de labores de oficina o los problemas en casa.

31

El espectáculo comenzó puntual, las luces se apagaron y el telón abrió de par en par el escenario, la encargada de dar comienzo a la noche fue la verdaderamente guapa Mon Laferte. Con un vestido blanco y acompañada de su banda hizo que los más jóvenes, en especial las chicas, cantaran sus canciones. A pesar de que la gente seguía adentrándose al lugar la chilena ofreció un espectáculo agradable. Externando su gusto por Los Tres, Laferte demostró al entonar canciones como “Tormento”, “Salvador”, “Si tu me quisieras”, “Angel negro”, “Tú falta de querer”, entre otras, que tiene cosas verdaderamente interesantes para ofrecer al público que gusta de su música, pues tiene una facilidad de llevarte de la mano para poder disfrutar de su country, su rock, rocksteady y temas románticos que nos transportan a los años 50 por toda la estructura que maneja en su producción.

Lee también:  Los mejores personajes de series de 2016

Laferte descendió del escenario, no sin antes agradecer y recibir con gusto los chiflidos y piropos que los hombres le hacían llegar. La hora de la verdad había llegado, música de fondo amenizaba el lugar, la gente aprovechaba para ir por cerveza y palomitas – nunca entendí las palomitas -. Nuevamente las luces cesaron, los gritos no se hicieron esperar, Álvaro y compañía arribaron el escenario y entonaron “Largo”, canción que sirvió como tolerancia para las personas que fueron a comprar o a cagar pudieran regresar sin pedos. Ya en forma y todos completos, entonaron “Camino” que fue bien recibida por la multitud que cantaba al unísono de los versos. Este show dicho por el propio Álvaro, sería increíble y cómo no serlo si la siguiente canción que soltaron fue su amada “Torre de Babel”, eso provocó que la gente se levantara de los aburridos asientos y se acercara lo más posible al escenario para disfrutar mejor el espectáculo.

36

El set presentaba a su primer invitado de la noche, Juan Cirerol se hizo presente para tocar junto con Los Tres “Soledad”, rola que la banda chilena re interpretó, siendo bien recibida por el público que cantaba con enjundia toda la letra. No conforme con eso, “Tírate” y “Olor a gas” explotaron el escenario y más aún cuando el segundo invitado en subir al escenario era nada más y nada menos que Meme, lo que provocó una doble algarabía entre los presentes. Continuaron con “Quizá con quien”-tocada por primera vez en México-, “Amor violento” que provocó los abrazos entre los enamorados y demás canciones que algunos desconocían. El momento pacheco llegó y “Hojas de té” se dejó oír, muchos la cantaban con alegría, pero otro nos poníamos melancólicos por no poder fumar un poco acompañando esa rola. “Hey Hey Hey” y “He Barrido” – acompañada por la de “Jefe De Jefes” de los Tigres del Norte– daban fin a la primera parte de la obra.

Lee también:  No te pierdas la exposición fotográfica de David Bowie en el Museo de la Ciudad de México

No era de esperarse que, tras ello, la gente les pidiera que volvieran y obviamente, ellos regresaron a ofrecer más a su grupo mexicano que tanto los quiere. “Cerrar y abrir”, “Te desheredo”, “A palos con l’aguila” y “La primera vez” fueron las encargadas de volver a enardecer al público agradecido por semejante ejecución. Estas rolas dieron fin al capítulo dos, la noche se hacía más vieja, la gente comenzaba a hacer la retirada por preocupación a no encontrar metro y la neta yo también estaba empezando a preocuparme, los más aventurados o los que tenían forma de regresar a su casa seguían a pie de cañón y exigían mas. Los chilenos volvieron, Meme regresó con ellos y eso era para entonar “Déjate caer” – que muchos amigos de mi edad y yo la conocimos gracias a Café Tacuba– y que al escucharla con los originales nos provoca ese viaje por el tiempo a nuestra adolescencia. La versión de ésta fue demasiado larga, el tiempo para alcanzar el metro disminuía, mi preocupación me hizo levantarme de mi asiento y observar el final desde la puerta con “La espada”. Meme se quedó con ellos, pero yo me fui.

En el camino recordé que era el día de Volver al Futuro II y la verdad es que Los Tres hicieron que mucha gente tuviera esa sensación alterada de tiempo y espacio durante cada canción que tocaron en el concierto.

32 34 35 37

Compártenos tu opinión:

share on: