El alter ego de David Bowie, del cine a lo vintage