Wolf Eyes – “No Answer: Lower Floors”

wold

Escrito por: Ricardo Pineda

Parece que quince años han pasado volando para Wolf Eyes, uno de los grupos más reconocidos y queridos de la escena noise norteamericana. Quince años, más de diez discos en su haber y un sonido bien primitivo y machacón es lo que el grupo de Detroit lleva bajo el brazo, sin dar bandazos muy bruscos a su esencia misma.

Wolf Eyes ha sufrido cambios de sonido y alineación, sus integrantes más notorios han emprendido la carrera solista y poco nos llega de este trio electrónico que supo sintetizar bien su inclinación por el metal más extremo y la electrónica más abrasiva y extrema. Ya para muestra de la aceptación y calidad que posee la banda, ahí está el insuperable “Burned Mind” (Sub Pop, 2004), el “Always Wrong” (Hospital Records, 2009) o el maravilloso “Dread” (Bulb Records, 2002).

Sin embargo, parece que  Wolf Eyes sufrió una especie de inconsistencia, no todos sus trabajos me parecen dignos de mención, y tras sus participaciones en escenarios de free jazz con artistas del calibre de Antony Braxton, poco se han movido de esa dureza que siempre los ha caracterizado, tendieron muy fuerte hacia la repetición, y cuando no ha sido el caso, los trabajos viajan entre lo regular y lo predecible.

Lee también:  Amazon inaugura la primera tienda sin colas ni cajas registradoras

Es por eso que “No Answer: Lower Floors”, su nuevo disco, me parece un acontecimiento importante en el sonido de la banda, que ahora traen a un nuevo integrante que retoma aquellos elementos que les escucháramos bien amarrados en discos como el Bruned Mind. De alguna manera podríamos estar hablando de un regreso de Wolf Eyes a esos elementos originales que los habían hecho especiales y poseedores de una voz propia y con calidad: electrónica básica y elemental, acompasamientos oscuros y gandallas, mala leche y distorsión hipnótica.

Los seis cortes que componen el disco apenas y alcanzan los cuarenta minutos, los cuales se perciben como pisadas de gigante malévolo, de noise pensado desde la perspectiva básica del rock más primigenio. Un disco que pese a su lentitud y espesura sofocante se percibe más dinámico y digerible que sus anteriores placas, sin que ello signifique que es un disco poco abigarrado o menos abstracto.

Lee también:  Grammy 2017, conoce aquí la lista completa de nominados

Vibraciones electroacústicas aprisionadas, voces siniestras perdidas entre la noche, un disco en absoluto negro y manchado, que contiene intervenciones de todos sus integrantes originales, incluyendo al fantástico y analógico Aaron Dilloway. “No Answer: Lower Floors” es, como los mismos Wolf Eyes lo han dicho, el inicio de la nueva era del grupo, que regresa a lo básico con un dejo de precisión y consistencia que hace mucho no se les escuchaba.

Cuatro años tuvieron que pasar para tener algo nuevo del grupo de Detroit, y lo hacen con seis piezas, en donde la enorme `Confessions of the Informer´ es la piedra angular y más larga del disco (poco más de doce minutos), misma que le inyecta vitalidad y músculo al ruido espasmódico y pantanoso del trio.

Guitarras distorsionadas, bajos preparados e intervenidos y electrónica básica hacen de este disco todo un viaje caluroso y malviajado, en el mejor de los sentidos, completamente equilibrado en cuanto a la habilidad del grupo para contraponer polos opuestos. Un verdadero pasón espectral, sangriento, terrorífico y hasta cierto grado psicótico.

Compártenos tu opinión:

share on: